Maese perez el organista

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (434 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
MAESE PÉREZ EL ORGANISTA:

Maese Pérez era un organista ciego y muy humilde. Sin más parientes que su hija ni más amigo que su órgano, pasaba su vida entera en velar por la inocencia de una ycomponer los registros del otro... Tocaba tan bien su instrumento favorito, que el arzobispo de Sevilla le pedía que tocara en la catedral, especialmente en la Misa del Gallo. El organista siempre lo hacíabien, pero esa noche era un prodigio.
Esa noche era la Misa del Gallo. Era la hora de que comenzase la misa, pero pasaron varios minutos sin que el maese Pérez apareciese. Uno de sus familiaresinformó de que había enfermado. Entonces un hombre que sabía tocar bien el órgano, pero que era mala persona, se ofreció como sustituto. Justo cuando el arzobispo se mostró de acuerdo, maese Pérez llegó.Éste, viendo la muerte muy próxima, había pedido que lo llevaran a la iglesia para poder tocar y morir en paz. Aquella noche, mientras tocaba su órgano de una forma extraordinaria, llegó un momento enel que no pudo aguantar más y murió a causa de su enfermedad.
Al año siguiente, en la noche de la Misa del Gallo, aquel hombre que quería sustituir al maese el año pasado, iba a hacerlo este año. Losfeligreses pensaban que este sustituto iba a tocar el órgano del maese Pérez de una manera horrorosa, y se quejaban de su osadía. Tenían previsto hacer ruido con sonajas, panderos y zambombas, justocuando el nuevo organista comenzase a tocar, para así expresar su disgusto en contra de que éste profane el órgano de maese Pérez. Sin embargo, para sorpresa de todos, el nuevo organista lo hizo tanbien como el ya difunto maese.
Había transcurrido un año más, y de nuevo era la Misa del Gallo. La hija de maese Pérez iba a tocar el órgano esta vez, pero temía algo sobrenatural. La noche anterior,cuando fue ella sola a arreglar los registros del órgano, había visto a su difunto padre tocándolo maravillosamente. Llegó la hora de la misa y la hija se sentó en el banquillo del órgano,...
tracking img