Maestro mayor de obras

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1095 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
blioteca y fefectorio de la academia
Philip Exter
Exter, New Hampshire

1967-1972

Este nuevo edificio, enclavado en el bello paisaje de nueva Inglaterra, se compone de dos partes distintas: el depósito pesado y macizo, al abrigo de la luz, y la sala de lectura, donde el lector puede aislarse al lado de la luz.
La gran sala de lectura se encuentra aparte porque se consedera que la lecturadebe realizarse en calma. Además la parte exterior del edificio tiene una serie de cabinas de lectura. Esta parte es de obra de ladrillo mientras que, donde se guardan los libros protegidos de la luz, es de hormigón. El gran vestíbulo indica que se penetra en un santuario de los libros y las ideas.

Todas las partes del edificio están bien definidas y son la expresión franca de sus funciones.El refectorio se compone de dos comedores grandes y dos locales más pequeños, todos servidos por un office central. La luz penetra por grandes lucernarios colocados alrededor del centro. Los comedores pequeños están generosamente iluminados.
Los materiales de la biblioteca y el refectorio son ladrillo y hormigón, con las puerta y ventanas en carpintería. La techumbre del refectorio está construidacon placas prefabricadas de hormigón. Todos los materiales se han dejado vistos.

El sentido del lugar

Las idas de Luis Kahn sobre el hombre están íntimamente ligadas a su concepto del lugar, término al que daba un sentido muy particular. La palabra “plaza” es corriente, denota algo que existe y que, referido a la medida humana, significa la necesidad de estar, de poseer y, a veces incluso,de conquistar. La plaza puede ser un lugar de aislamiento o de encuentro y es siempre un punto de contacto con el emplazamiento, sea éste natural o artificial. Ahora bien, resulta patente que el movimiento moderno de la arquitectura ha descuidado excesivamente el sentido humano y lo ha esquematizado con otra medida.

En lo que se refiere a los conjuntos, la arquitectura antigua tenía en cuenta,en todo el mundo y muy cuidadosamente, las condiciones humanas: el estilo, y si se quiere hasta el “aire”, señalaban muy claramente su utilización: ceremonias, juegos, fiestas o paseos. Gracias a una prolongada tradición, la arquitectura clásica y gótica poseían una expresión cuyos rasgos indicaban inmediatamente su destino.

La arquitectura clásica era tan universal que se adoptaba fácilmente ysin grandes cambios a todos los países del mundo y a los programas más diversos; y es que , en el fondo, es indiferente el aspecto que adopte la expresión arquitectónica a condición de no fracasar en la utilización de la obra hasta el punto de hacerla ilusoria. El porche modesto y sencillo de una hacienda mejicana tiene una autenticidad mas evidente que la arquitectura más indiscutiblementemoderna desde el punto de vista de la técnica y la estética, pues con toda su sencillez sabe crear un espacio, un lugar, condición esencial de partida. Pero, al parecer, no se pensó en y al cosa cuando se proclamaron los principios de la nueva arquitectura. La fe que se depositaba, a pesar de las tendencias del movimiento moderno, en las reglas clásicas de las bellas artes ha persistido, si bien elsentido del espacio se ha visto ahogado por las quimeras de la preeminencia de la función y de la técnica.

Los arquitectos modernos continuaron ilustrándose con las definiciones abstractas de la estética moderna, cuyos principios apenas si se alejaban de las antiguas fórmulas, hasta el día en que la amplitud de las construcciones alcanzó tal grado que fue preciso cuidar más el marco en que sesituaba la arquitectura que la arquitectura misma.

Las guerras y la producción material, los nuevos sistemas políticos y las teorías económicas vinieron a sumarse a la confusión de las ideas. Por un lado estaba el desinterés cada vez mayor que hacia la arquitectura demostraba un público cansado de la monotonía de las fachadas prefabricadas y, por otro, ese fanatismo que asimila la arquitectura a...
tracking img