Maestro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 28 (6897 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Lecturas del 12-3-12
(Lunes de la Tercera Semana de Cuaresma)
+ Lucas 4, 24-30
Cuando Jesús llegó a Nazaret, dijo a la multitud en la sinagoga:
«Les aseguro que ningún profeta es bien recibido en su tierra. Yo les aseguro que había muchas viudas en Israel en el tiempo de Elías, cuando durante tres años y seis meses no hubo lluvia del cielo y el hambre azotó a todo el país. Sin embargo, aninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una viuda de Sarepta, en el país de Sidón.
También había muchos leprosos en Israel, en el tiempo del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue curado, sino Naamán, el sirio.»
Al oír estas palabras, todos los que estaban en la sinagoga se enfurecieron y, levantándose, lo empujaron fuera de la ciudad, hasta un lugar escarpado de la colina sobre la quese levantaba la ciudad, con intención de despeñarlo. Pero Jesús, pasando en medio de ellos, continuó su camino.
Reflexión
Cuando Jesús obraba milagros y enseñaba en nombre de Dios, mucha gente hacía comentarios despectivos sobre su persona.
¿Acaso no es éste el hijo de María? ¿No es el carpintero de Nazaret?
Y de allí, la tan usada frase de Jesús: “Nadie es profeta en su tierra”.
Yentonces nos preguntamos, ¿tiene aplicación esto a nosotros?
Sí, por supuesto.
Cuántos de nosotros cuando descubrimos a Jesús y queremos vivir nuestra fe, nos encontramos con que algunos de los que nos rodean experimentan sorpresa y hasta a veces nos hacen objeto de burla y desprecio.
A veces son nuestros mismos familiares, nuestros amigos, nuestros compañeros, los que no entienden nuestrocambio de vida al intentar vivir con Cristo.
Se dicen ¿No es éste el que conocemos de siempre? ¿Qué le pasa?
¿Ahora se le da por ir a misa?
O quizás, si estamos un poquito más fuertes en nuestro testimonio, se preguntan extrañados, porqué no criticamos, por qué no aceptamos nada deshonesto, porqué vivimos alegres aún en medio de los mismos problemas de todos, porqué somos capaces deperdonar las ofensas que nos hacen.
Es difícil para muchos entender que cuando el Señor se hace presente en nuestras vidas, la respuesta a Cristo es un compromiso. Y un compromiso de vida “con Cristo”.
Jesús fue rechazado entre los suyos, porque Jesús no “cedió” entre los suyos.
Esto nos enseña a nosotros a no ceder ante las presiones que recibimos, a no ceder aún ante el rechazo de quienesqueremos, de quienes nos rodean.
Lo verdaderamente importante es mantener y defender aquello en lo que creemos, aun cuando el precio sea el desprecio, la burla o la soledad.
¡No es fácil! No nos es fácil a los mayores, y mucho menos a los jóvenes, que muchas veces por miedo a ser distintos y quedarse solos, rechazan a Cristo, rechazan vivir como cristianos.
No tenemos que olvidar que loque humanamente puede ser un fracaso es un triunfo a largo plazo. Nadie nunca se ha arrepentido de actuar como cristiano
No rechacemos a Jesús. Jesús fue rechazado en Nazaret, fue rechazado entre los suyos.
Fue rechazado por envidia, por suspicacia.
Nosotros, rechazamos a Jesús: cada vez que acallamos nuestra conciencia, y cedemos ante la presión de nuestro ambiente; cada vez que sentimosvergüenza de proclamar que somos cristianos, cada vez que permitimos que alguien permanezca en el error o se burle de los valores del Evangelio.
En este tiempo de cuaresma, vamos a proponernos ser valientes, no negar al Señor. Aun cuando podamos quedar en ridículo, aun cuando alguien parezca sonreír cuando nos vea, hablemos de Jesús, hablemos de María, seamos capaces de demostrar la fe queprofesamos.
SANTORAL:
San Luis Orione
En Pontecurone, diócesis de Tortona, provincia de Alejandría, en el norte de Italia, nación Juan Luis Orione en 1872, en un hogar muy pobre. Su madre, mujer de gran piedad, educó a los hijos en la doctrina cristiana.
A los trece años, el niño ingresó en un convento franciscano de Voghera; pero enfermó gravemente y tuvo que regresar al hogar.
Ya...
tracking img