Magw

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1212 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
UNO DE TANTOS
Caminaba distraído, cabizbajo y a paso lento. Daniel nunca había deseado tanto no haber estado en un lugar. Llevaba en la mano una carta para sus padres, los citaban para comunicarles lo que había sucedido. No era algo demasiado grave, sólo había estado en el lugar y a la hora equivocada.
Era un chico físicamente normal, era de estatura media, grandes ojos cafés, cabello castañoy piel morena; sin embargo pensaba diferente a los demás, se concentraba en aquellos pequeños detalles que para los demás pasaban desapercibidos.
Después de que el padre de Daniel se encontró con la nota en su mano, lo mandó a su cuarto, por supuesto, castigado; el enterarse de que habían encontrado a su hijo fumando en la escuela, lo puso de un genio terrible, y no era por el hecho de que suhijo tal vez se estuviera involucrando en algo en que no debía, sino que ahora la sociedad estaba enterada de que su hijo podía ser un adicto.
Pese a que Daniel fumaba desde los doce años, sus padres nunca se enteraron, tuvieron que pasar sólo cuatro años para que se dieran cuenta, aún así a Daniel no le gustaba molestarlos ni les reprochaba nada, él sentía un vacío, creía que entre él y sus padreshabía un abismo que no podría superar, y no quería hacerlo más hondo.

El siguiente día en la escuela fue malo para Daniel, al pasar lo señalaban, y susurraban, al principio intentó ignorarlos, pero en esa pequeña comunidad los chismes corrían rápido y el momento, le pareció una eternidad. Había quedado marcado, parecía cómo si le hubiesen escrito en la frente que lo trataran mal, losprofesores ni lo volteaban a ver, y sus compañeros evitaban cualquier tipo de contacto, incluso el visual. De ahí en adelante los días en ese lugar eran un martirio para Daniel, en educación física era el último a quién elegían, en clase, los trabajos “grupales” él los hacia solo, como nadie caminaba cerca de él, recorría con su inmensa soledad el patio sucio, las canchas, los pasillos, subía y bajaba delsegundo piso, todo era muy triste para él, sólo veía nubes y grafiti por todas partes. Pero, hallaba consuelo en… Una caja de cigarros.
No era tan tonto cómo para volver a fumar en la escuela, no quería asegurarse de que nunca más le dirigieran la palabra, a las seis en punto, cuando su padre estaba en el trabajo y su madre haciendo las compras, subía a la azotea de su casa, y fumaba, era loque más le tranquilizaba, sentía que volaba, pero lamentablemente, esa sensación no duraba mucho y día a día era más difícil sentirse satisfecho.
A tan solo dos semanas del “suceso” decidió reunirse con los mismos tipos, con quiénes lo habían sorprendido fumando. Quería encontrar otra manera más intensa de relajarse y no era difícil imaginarse cómo. En esos tiempos, la crisis económica que vivíala población y la inseguridad, hacían de ese lugar algo triste, gris, amargo; muertes, levantamientos y desapariciones se anunciaban a diario en periódicos y noticieros, las causa principal: el narcotráfico.
Directa o indirectamente la droga era la causante de los problemas que había entonces, a causa de ésta habían enfrentamientos para conseguir poder y dinero. Al transcurrir el tiempo era másfácil conseguirla, pero también más peligroso.
Daniel estaba muy desesperado, entonces acudió a Alexis, el jefe del grupo. Se pusieron de acuerdo y a las ocho de la noche, fueron en busca de lo que Daniel quería.
Era algo que debía de hacerse rápido; después de recorrer algunas calles, llegaron a una casa, golpearon sólo una vez y muy bajo la puerta, apareció en el umbral, un hombre, sólo mostrómedia cara.
-Lo de siempre…- dijo Alexis con voz entrecortada.
El hombre movió la cabeza afirmativamente y extendió el brazo, Daniel tomó la arrugada y vieja bolsa de papel y dejó el dinero el la mano del extraño. Ambos se alejaron del lugar sin decir nada. Pasaron por el callejón dónde vivía Alexis y éste se despidió bostezando.
Al llegar a su casa, Daniel subió rápidamente a su cuarto...
tracking img