Malditas matematicas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 84 (20884 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ilustraciones de Joaquín Marín

© Del texto: 2000. CARLO FRABETTI © De la ilustración: 2000, JOAQUÍN MARÍN

© De esta edición: 2000, Grupo Santillana de Ediciones. S.A. Torrelaguna. 60. 28043 Madrid Teléfono 91 744 90 60 • Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara, S.A. de Ediciones Beazley, 3860. 1437 Buenos Aires • Aguilar, Altea, Tauros, Alfaguara. S.A. de C.V. Avda. Universidad. 767. Col. DelValle, México D.F. C.P. 03100 • Distribuidora y Editora Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara, S.A. Calle 80, n° 10-23. Santafé de Bogotá-Colombia ISBN: 84-204-4175-9 Depósito lega): M-12.253-2000 Printed in Spain - Impreso en España por Palgraphic, S.A. Humanes (Madrid) Una editorial del grupo Santillana que edita en España • Argentina • Colombia • Chile • México EE. UU. • Perú • Portugal • PuertoRico • Venezuela Diseño de la colección:
JOSÉ CRESPO, ROSA MARÍN. JESÚS SANZ

Editora:
MARTA HIGUERAS DIEZ

Impreso sobre papel reciclado de Papelera Echezarreta, S.A.

Malditas matemáticas

Las matemáticas no sirven para nada

Alicia estaba sentada en un banco del parque que había al lado de su casa, con un libro y un cuaderno en el regazo y un bolígrafo en la mano. Lucía un solespléndido y los pájaros alegraban la mañana con sus trinos, pero la niña estaba de mal humor. Tenía que hacer los deberes. —¡Malditas matemáticas! ¿Por qué tengo que perder el tiempo con estas ridiculas cuentas en vez de jugar o leer un buen libro de aventuras? —se quejó en voz alta—. ¡Las matemáticas no sirven para nada! Como si su exclamación hubiera sido un conjuro mágico, de detrás de unosmatorrales que había junto al banco en el que estaba sentada salió un curioso personaje: era un individuo larguirucho, de rostro melancólico y vestido a la antigua; parecía recién salido de una ilustración de un viejo libro de Dickens que había en casa de la abuela, pensó Alicia.

8

—¿He oído bien, jovencita? ¿Acabas de decir que las matemáticas no sirven para nada? —preguntó entonces el hombre conexpresión preocupada. —Pues sí, eso he dicho. ¿Y tú quién eres? No serás uno de esos individuos que molestan a las niñas en los parques... —Depende de lo que se entienda por molestar. Si las matemáticas te disgustan tanto como parecen indicar tus absurdas quejas, tal vez te moleste la presencia de un matemático, —¿Eres un matemático? Más bien pareces uno de esos poetas que van por ahí deshojandomargaritas. —Es que también soy poeta. —A ver, recítame un poema. —Luego, tal vez. Cuando uno se encuentra con una niña testaruda que dice que las matemáticas no sirven para nada, lo primero que tiene que hacer es sacarla de su error. —¡Yo no soy una niña testaruda! —protestó Alicia—. ¡Y no voy a dejar que me hables de mates! —Es una actitud absurda, teniendo en cuenta lo mucho que te interesan losnúmeros. —¿A mí? ¡Qué risa! No me interesan ni un poquito así—replicó ella juntando las yemas del índice y el pulgar hasta casi tocarse—. No sé nada de mates, ni ganas.

9

—Te equivocas. Sabes más de lo que crees. Por ejemplo, ¿cuántos años tienes? —Once. —¿Y cuántos tenías el año pasado? —Vaya pregunta más tonta: diez, evidentemente. —¿Lo ves? Sabes contar, y ése es el origen y la base detodas las matemáticas. Acabas de decir que no sirven para nada; pero ¿te has parado alguna vez a pensar cómo sería el mundo si no tuviéramos los números, si no pudiéramos contar? —Sería más divertido, seguramente. —Por ejemplo, tú no sabrías que tienes once años. Nadie lo sabría y, por lo tanto, en vez de estar tan tranquila ganduleando en el parque, a lo mejor te mandarían a trabajar como a unapersona mayor. —¡Yo no estoy ganduleando, estoy estudiando matemáticas! —Ah, estupendo. Es bueno que las niñas de once años estudien matemáticas. Por cierto, ¿sabes cómo se escribe el número once? —Pues claro; así —contestó Alicia, y escribió 11 en su cuaderno. —Muy bien. ¿Y por qué esos dos unos juntos representan el número once? —Pues porque sí. Siempre ha sido así. —Nada de eso. Para los...
tracking img