Manual vopli

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5504 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
RELIGIóN

MANUAL DEL PERFECTO ATEO
Jorge Volpi
Richard Dawkins The God Delusión Houghton Miflin, 2006 (trad. esp. El espejismo de Dios, Espasa, 2007) Daniel Dennett Breaking the Spell. Religion as a Natural Phenomenon Viking, 2006 (trad. esp. Rompiendo el hechizo. La religion como fenómeno natural, Katz, Buenos Aires, 2007) Christopher Hitchens God is Not Great Da Capo Press, 2006 ChristopherHitchens (ed.) The Portable Atheist Da Capo Press, 2007 Norman Mailer (con Michael Lennon) On God. An Uncommon Conversation, Random House, 2007 Fernando Vallejo La puta de Babilonia Planeta, 2007

Para NCG

1.

A mediados del siglo pasado André Malraux afirmó: “El siglo xx será religioso o no será”. Dominado por la feroz oposición entre capitalismo y comunismo, el mundo sufría entonces lastensiones de la guerra fría y nada parecía vaticinar un repentino auge espiritual. Hubo que esperar a la caída del Muro de Berlín y la disolución de la Unión Soviética para que el anunciado resurgimiento de la religión –y de su gemelo perverso, el nacionalismo– se convirtiese en una amenaza real. Como un virus latente, el fanatismo ocupó el lugar de las ideologías y comenzó a multiplicarse hastaprovocar una auténtica pandemia. Aunque el
78

nuevo protagonismo de la religión puede advertirse en todas partes –del renovado poder de la Iglesia Ortodoxa en Rusia al extremismo hinduista o la multiplicación de las sectas evangélicas en Corea y América Latina–, el papel central que ha adquirido tanto en Estados Unidos como en el mundo islámico ha terminado por convertirse en el mayor desafíode nuestra época. Desde los años ochenta la “derecha cristiana” ocupa una posición dominante en la sociedad estadounidense y sus consignas determinan en buena medida el discurso público en este país. El laicismo se mantiene de forma institucional, pero ningún político puede permitirse el lujo de ignorar a ese núcleo religioso que continúa creyendo que Estados Unidos está destinado a cumplir unamisión divina o que el aborto y los matrimonios homosexuales son aborrecibles y pecaminosos. Lo que ocurre en el ámbito islámico es aún más grave: en cuanto las presiones de la guerra fría comenzaron a desvanecerse, se multiplicaron los grupos radicales que, amparados en una lectura literal del Corán y en las continuas vejaciones cometidas por Israel contra el pueblo palestino, han socavado ellaicismo que prevalecía en muchos de sus gobiernos –por ejemplo Siria, Egipto y el propio Irak– y se han embarcado en una guerra frontal contra los “infieles”, cuya máxima expresión ha sido, por supuesto, Al-Qaeda. Justo cuando el mundo celebraba el inicio de un milenio

marcado por la distensión y la tolerancia –y, hay que decirlo, por el triunfo ineluctable del capitalismo y el libre mercado–, lacaída de las Torres Gemelas inauguró una nuevo tipo de guerra fría. Bajo la presidencia del segundo George Bush, Estados Unidos replicó a los atentados con las invasiones de Afganistán e Irak, motivado por un espíritu de venganza con tintes religiosos y no por una adecuada estrategia geopolítica. Desde ese momento el planeta se halla sumido en un nuevo órdago, ese “choque de civilizaciones”preconizado por Huntington que es, más bien, un enfrentamiento entre dos variedades de fanatismo. Cuando uno viaja a Medio Oriente, al norte de África o al Medio Oeste estadounidense no puede evitar la misma sensación de agobio ante el predominio que la religión ejerce en el espacio público. Incluso en países de sólida tradición laica, como Europa Occidental o mi propio país, México –donde la separaciónentre la Iglesia y el Estado se remonta a mediados del siglo xix–, la reaparición del integrismo es evidente, sobre todo frente a temas como el aborto, el control natal o los matrimonios homosexuales. Lejos estamos de las conquistas de la Ilustración o de la confianza que la era victoriana le reservaba a la ciencia y a la razón. Ante la presencia incontenible que dios vuelve a tener en nuestro...
tracking img