Maquiavelo el principe

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1165 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
UNIVERSIDAD CATOLICA SANTA MARIA LA ANTIGUA

Facultad de Derecho y Ciencias Políticas

Clase: Ciencias Políticas I



Ensayo del “Príncipe de Nicolás Maquiavelo”



Enero 2012

2012

Tomando en cuenta y considerando la gran cantidad de ejemplos y hechos verídicos que expone Nicolás Maquiavelo en su obra política “El Príncipe”, puedo considerar que es igual que la vida de cada uno,en la que hay momentos y lecciones que marcan una tendencia o un régimen que nos difiere de cada persona y nos hace individual mas no independiente, en esta obra Maquiavelo explica como muchas lecciones marcaron su vida y actuando según un pensamiento abstracto forjó el “Maquiavelismo”, muchos versos de la obra podría citar y aun mas son de gran interés para discutir, pero quizás suena mundano yun poco vago de mi parte, pero tomando en cuenta que leí este libro por influencia de mi padre hace unos años atrás y que realmente lo que me mantuvo el interés desde el primer verso fue este verso(uno de los primeros escritos de la obra): “Alejandro VI muere repentinamente en 1503 y su hijo César, enfermo y debilitado políticamente tuvo que abandonar la lucha, dejando huérfano al propio Nicolás yel camino libre para la familia Médici. Así que Maquiavelo dedicó su principal obra precisamente a Lorenzo de Médeci, el ganador, y no a César Borgia, el perdedor”. Es una reacción continua que se menciona en el libro y en lo personal “vulgar”, ya que muestra cierta actitud egoísta e infiel; pero viéndola del punto de vista político, es lo más realista y natural, ya que dentro de esta profesión aveces hay que tomar decisiones, que rompen corazones y sentimientos de allegados simplemente por la búsqueda de la equidad como cada uno la defina.
Entonces puedo seguir explicando muchos puntos de esta obra, pero el interés mas activo es la actitud de Nicolás Maquiavelo durante todas su acciones políticas, que pueden ser determinadas como un desequilibrio a la moral, hasta quizás como uncrimen, pero para mí es realmente el uso del pensamiento de aquel espacio ilimitado de ideas que hay dentro de nosotros, que nos muestra que la sociedad obliga al individuo a actuar a su merced, sin embargo el dilema mas excitante es de aquel rebelde que actuando con cautela y agilidad, mueve masas y marca tendencias.

Las acciones de Maquiavelo también me llenan de meditación acerca de la religión yme surge la molesta intriga de poner en duda toda herencia religiosa, porque de hecho si creemos que nuestro Dios es extremamente bueno y glorioso, debemos también creer que el antagonista a nuestro Dios es también extremadamente malo y acertado, pero que hay entonces de equilibrado si nuestra “poli” se torna totalmente mala, la gente actúa bajo su propio beneficio a los extremos, surge unacuerdo entonces de nuestro Dios con su antagonista de que infunda tanto mal en nosotros para que la gente se arrodille a sus pies pidiendo amor y perdón para luego volver a conseguir paz. Es un ejemplo del desequilibrio al que estamos acostumbrados a vivir y aquel que Maquiavelo juzga con sus movimientos egocéntricos. Aquí es donde entra otra enseñanza mas de Maquiavelo que lo mejor de ser real es noesconder la identidad. Y que lo hechos no juzgan al individuo, el individuo es juzgado según su legitimidad.

Por conclusión cuando terminé de leer “El Príncipe” sentí que fue una de las lecciones más importantes en mi vida y como un estigma a mi pensamiento que se mantuvo siempre con la incógnita de pensar que si soy malo, si abra alguien con un pensamiento tan cambiante y con algo dehipocresía, y que si una persona con estos pensamiento podría hacer cambiar el sedentario y monótono día a día de los demás que me rodean, y encontré esta respuesta en Maquiavelo, no sé si como yo, él pensó algún día marcar la sociedad y la política como lo ha hecho pero fue de gran ayuda para diferir mas acertadamente que está bien y que está mal. Y que nadie es tan capaz para juzgar a los demás, pero...
tracking img