Maquina del rock

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (678 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las mil y una noches

Cuentan los que saben, y Ala es el primero, que en remotos tiempos existió una opulenta ciudad en la cual reinaba un rey sabio y poderoso, orgullo de sus siervos y ejemplo desu siglo. El nombre de ese rey era Shariar, y estaba desposando con una hermosa mujer a la que amaba hondamente .Un día, llevado por el anhelo de entrevistarse con su hermano, decidió abandonar porun breve lapso sus tierras y su casa . Pero un imprevisto lo obligo regresar antes de tiempo y sin aviso. Y quiso el destino de shariar , se encontrara co el vergonzoso espectáculo de su mujer,quien aprovechando su ausencia, se había entregado de lleno a la lujuria y a la religión sin el mas mínimo recato, Shariar , ebrio de cólera, mando prender a la traidora y ordeno que la degollaran, asícomo las esclavas y esclavos infractores.

Como resultado de este infausto acontecimiento, el alma del soberano sufrió una desastrosa transformación. Su justicia y bondad, otrora tan renombradas ynotorias, dieron paso a una fría crueldad, que muy pronto inundo de pánico a todos los habitantes de la ciudad. El rey shariar, ávido del amor de una mujer , pero envenenado de malicia y de odio , sehizo una odiosa costumbre . Cada día escogía una de las muchas jóvenes de su reino, la tomaba por esposa y gozaba de su compañía en la noche. A la mañana siguiente, la degollaba , en previsión e lasposibles tradiciones que el alma inconstante y veleidosa de la muchacha pudiera guardar. Así las cosas, el horror se apodero de la ciudad.Ya nadie osaba transitar las calles acompañado de sus hijas,por temor a un fatal desenlace.

Pero aconteció que sherezada, hija mayor del gran visir, celebre tanto por su belleza como por su ingenio y vivacidad, porfío y porfío ante su padre para que lallevara en presencia del alucinado monarca y la ofreciera en matrimonio. De nada valieron los justos reparos y las protestas de su progenitor. A la mañana siguiente, el gran visir, profundamente...
tracking img