Maravillando a dios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1364 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 19 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Maravillando a Dios
Mateo 8:5-13
Vemos en el relato del evangelio de Mateo, un acontecimiento en la vida de nuestro Señor Jesucristo aquí en la tierra. Dice la palabra que Jesús entra a la ciudad de Capernaum y viene a su encuentro un centurión rogándole por su siervo.
Nuestro Señor Jesucristo siempre estaba rodeado de una gran muchedumbre que le seguía en busca de milagros y escuchando elevangelio de Dios, por lo tanto cuando llega Jesús a Capernaum se corre la voz entre los habitantes de aquella ciudad diciendo que Jesús estaba en Capernaum. Los habitantes de esa ciudad comenzaron a comentar que Jesús el que hacia los milagros, daba vista a los ciegos, levantaba paralíticos, liberaba endemoniados, aquel hombre que todos hablaban diciendo es el Mesías, aquel hombre había llegado a suciudad.
Entre todos esos comentarios llega a los oídos de un Centurión esos comentarios, en los tiempos de Jesús aquí en la tierra, Israel estaba gobernada por el imperio Romano y en cada ciudad o estado de Israel existían representantes romanos, ya sean gobernadores o soldados. Un centurión no era más que eso, un soldado romano; pero no cualquier soldado. Un centurión tenía bajo su mando entre80 y 100 soldados, era sobresaliente por su mando y autoridad y poseía estudios militares en tácticas de guerra, era un hombre con autoridad y poder.
Pero en ese momento para ese hombre Jesús se había convertido en su auxilio; aquel hombre niega todo lo que él es como soldado romano y va para donde aquel judío en busca de ayuda. Por la mente de aquel centurión debió pasar los pensamientos quedecían: ¿Sera cierto lo que dicen de este hombre? ¿De verdad es el Hijo de Dios? ¿Hará todos esos milagros que dicen? Bueno yo no lo sé pero si ese hombre es el que dicen que es, el me hará mi milagro.
En esta noche el Señor te dice: Ven, deja todo lo que tú crees que te sacara de tu problema y confía en mí, yo te hare tu milagro. Aquel centurión que representaba autoridad y poder, se negó así mismoy va a buscar a Jesús.
Ahora ¿Que tanto representaba aquel siervo para el centurión? No debió ser cualquier siervo sino uno que era muy amado e importante para el centurión, ya que tanto lo quería que llego a la situación de negar su creencia y orgullo e ir a donde Jesús y rogarle para que lo sanara. Pues el Señor espera que dejos lo que tu consideras más preciado para ti, el quiere que dejestodas esas creencias en cosas terrenales y vayas a sus pies donde hay paz, bendición y vida eterna.
Pero eso no es todo, dice la palabra que aquel centurión va a Jesús y le dice: “Señor mi siervo está en casa, paralitico, gravemente atormentado”. Cuando leemos esta parte nos damos cuenta que el centurión no va donde Jesús con una aptitud de autoridad o menosprecio a decirle: Tu judío sana a misiervo!!!!, todo lo contrario cuando llega donde Jesús no se que habrá pasado en su interior pero toda su autoridad romana la deja y le dice a Jesús: “Señor”.
Cuando escuchamos esta palabra nos damos cuenta que el centurión va con un aptitud de sumisión y le dice: “Señor mi siervo está enfermo”. El señor nos demanda sumisión y entrega total a él.
Jesús le responde bueno vamos y yo le sanare; ya elcenturión había escuchado lo que había ido a buscar, pero se dio cuenta de algo más; el hombre que estaba delante de el si era el Hijo de Dios, y en ese momento le dice: no Señor no soy digno de que entres bajo mi techo. Eso no significa que la casa del centurión era fea o que Jesús era una persona de la alta sociedad y el centurión era muy poca cosa, no, eso significo que aquel centurión entendióque Jesús era el Hijo de Dios y se sentía indigno de recibirle en su casa, tal vez tu te sientas indigno de recibir a Jesús en tu vida pero déjame decirte que con su sangre el limpio tus culpas y con su amor te espera cada día que lo dejes entra a tu vida.
Pero aquel hombre hizo algo mas; después que reconoce a Jesús como Hijo de Dios, después que le dice Señor, incluso después de negarse a si...
tracking img