Marcados

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 240 (59796 palabras )
  • Descarga(s) : 6
  • Publicado : 13 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
De los locos, locuras

Servando Blanco Déniz

De los locos, locuras
Segunda edición

e-libro.net

Primera edició n virtual y en papel, e-libro.net, 2001

© 2001, por Servando Blanco Déniz © Segunda edició n virtual, e-libro.net, Buenos Aires, julio de 2004 ISBN 99934-70-16-3

A mi madre y a mi padre

ÍNDICE

Primer capítulo .................................................7

Una historia cualquiera ................................... 149 Último capítulo.................................................. 202 Epílogo............................................................... 206 Addenda ............................................................ 208

Antes de empezar a escribir este librito, he estado dándole vueltas al magín sobre ello dos largos meses,tiempo que personajes como los Sres. Erasmo, Eco y tantos otros, han tardado en escribir sus grandes obras, pero luego, lo he escrito hasta la addenda en seis días, pues la noche del sexto, para amanecer el séptimo, hube de dormir, ya que así nos lo prescribió Dios Padre (cf. Gn 1 1-3; 2 2-3) pues ya dijo Jesucristo, que el Padre, hasta el día de hoy seguía trabajando, por lo que a lo mejor elcielo es puro trabajo; aunque algo no hice bien, que se me subió la TAS a 180 mmHg, y supongo que también la diastó lica, lo que a lo mejor pudo ser por estar hablando mientras la máquina me la tomaba.

PRIMER CAPÍTULO

Ι “¡Tengo que hacerlo! ¡Tengo que hacerlo!”, me repetía continua y obsesivamente, mientras me dirigía en un vuelo mañanero a Santiago de Compostela. Viajaba con los free:descuentos especiales por ser mi hermana Saso azafata. El viaje fue sin incidencias dignas de menció n. Al llegar a la terminal, cogí un taxi, el cual me llevó hasta justo donde había una pensió n, la que previamente me había recomendado desde Gran Canaria, un acaudalado vecino amigo de mi madre. Una vez allí, el posadero me asignó distintas habitaciones de cada vez: la primera, de tamaño medio, estababastante bien, muy bien diría yo, pero estuve en ésa muy poco tiempo, y enseguida me asignó una de dimensiones tan ridículas, que si abría la puerta del ropero, no me podía meter en la cama, pues aquella tropezaba con ésta.

Esto no era todo, sino que además a modo de ventana tenía un ventanuco diminuto que daba a un patio interior, o mejor decir, a un pasillo techado por el que se comunicabantodas las habitaciones, y si a eso sumamos que yo fumaba más de dos paquetes de cigarrillos (negros) al día, ya supondrán que me estaba asfixiando de continuo en aquel cubículo inmundo; fue por ello, por lo que salí casi corriendo y fui a ver al carismático posadero y mejor negociante. Cuando lo hallé, le dije lo que me pasaba, a lo que me respondió que ya me estaba buscando otra. A tener en cuenta,es que en nuestra presentació n, le hice mucho hincapié en que quería saber el precio de la habitació n que me iba a asignar, de cuyo tema quiso desviarme, pero como seguí insistiendo, él medio se picó y enfadó sordamente, ya que por lo visto le di donde le dolía, como supuse desde que lo vi por primera vez. Como pueden deducir, el principio de nuestra relació n no fue nada halagüeño. Desalentadocon el recibimiento, me fui a buscar algún piso donde quedarme; la verdad es que só lo busqué uno, y me pareció adecuado, a pesar de ser una buhardilla con el típico techo inclinado, y lo cierto es que vivir en un cuarto así, y sin ropero, no debía ser muy agradable según pensé. Mi compañero de piso, sería un licenciado en Medicina. Teniendo en cuenta lo poco que a mí me gusta buscar dondealojarme, le dije que probablemente me quedara con el cuarto. El precio, aunque no lo recuerdo, no era excesivo, y yo por primera vez en mi vida, empezaba a manejar di8

nero, pues mi madre me había asignado 50.000 pesetas de sueldo mensual, todo un ‘capitalazo’, sobre todo si lo comparamos con las veinte mil que hasta entonces había sido lo máximo que yo había manejado, y no les digo nada lo...
tracking img