Marcas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 32 (7894 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Argentina, un país que intenta sacudirse el temor de encima
La miseria planeada
Por Naomi Klein (*)

"Había una vez un país llamado Argentina", escribe el periodista Sergio Ciancaglini, "en el que desaparecían muchas personas y donde, años después, desapareció también el dinero. Y una cosa está relacionada con la otra". Hoy muchos argentinos emprenden la búsqueda de los vínculos entre losintereses económicos de la dictadura de los generales y las políticas que llevaron a la ruina económica.
Ahora, el proyecto de la dictadura emerge como un proceso: los generales prepararon al paciente, después Carlos Menem realizó "la cirugía". La junta hizo más que desaparecer a los sindicalistas que podrían haber luchado contra los despidos masivos. El gran logro de la guerra sucia fue la culturadel miedo y del individualismo, que perdura hasta hoy. Los argentinos aprendieron a vivir bajo la filosofía de: "No se meta".
Pero, en los escombros de lo que quedó de Argentina después de diciembre de 2001, algo extraordinario comenzó a pasar: los vecinos asomaron la cabeza de sus casas, y, en la ausencia de un liderazgo político que le diera sentido a la explosión espontánea del cual eranparte, comenzaron a hablar unos con otros. A pensar juntos. A actuar juntos.

BUENOS AIRES, ARGENTINA. ¿Cómo se conmemora el aniversario de algo que es imposible definir? Esa fue la pregunta a la que decenas de miles de argentinos se enfrentaron el 20 de diciembre de 2002, mientras marchaban desde todas las esquinas de Buenos Aires a la histórica Plaza de Mayo. Se cumplía un año del primerargentinazo. El argentinazo no fue precisamente un motín, aunque visto por televisión definitivamente lo parecía, con los saqueadores que asaltaban los supermercados y la policía montada que atacaba a las multitudes; y las 33 personas que murieron en el país. Tampoco fue una revolución, aunque más o menos lo parecía, con las enardecidas muchedumbres que tomaban por asalto el asiento del gobierno yobligaban al presidente a renunciar en desgracia.
Pero, a diferencia de una revolución clásica, el argentinazo no estaba organizado por una fuerza política alterna que quisiera tomar el poder. Y, a diferencia de un motín, latía con una demanda inequívoca y unificada: la inmediata destitución de todos los políticos corruptos que se han enriquecido mientras Argentina -que alguna vez fue la envidia delmundo en desarrollo- descendía vertiginosamente en la pobreza.
En realidad, el argentinazo fue justo como suena la palabra: una caótica explosión de "argentinez", durante la cual cientos de miles de personas, de repente y de manera espontánea, abandonaron sus hogares, salieron a las calles, golpearon sus cacerolas y sartenes, le gritaron a los bancos, pelearon con la policía, aceleraron susmotocicletas, cantaron himnos de futbol y lograron que el presidente saliera huyendo en helicóptero de su palacio. En el transcurso de los siguientes 12 días, el país pasaría por cinco presidentes y dejaría de cumplir con sus obligaciones de pago de su deuda externa de 95 mil millones de dólares, el más grande incumplimiento o "default" en la historia.
Ahora, un año después, las multitudes llenannuevamente la Plaza de Mayo y éste es, sin duda, un día significativo. ¿Pero qué es exactamente lo que se conmemora? ¿Se trata de la celebración de una revuelta nacional contra la globalización empresarial, un sentir que parece propagarse por América Latina -el Partido del Trabajo toma el poder en Brasil y los programas de privatización son frenados en seco desde México hasta Perú-? ¿Se trata delcomienzo de El argentinazo: Segunda parte, un movimiento que mira hacia delante y que sustituirá las fallidas recetas del Fondo Monetario Internacional (FMI) con algo mejor?
Finalmente, el 20 de diciembre de 2002 no es un día de jubilosa celebración o de puños agitados con demasiada convicción. En cambio, el ánimo es uno de luto, y en ningún lugar es tan notorio como en la esquina de Avenida de...
tracking img