Mariana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (685 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Recuérdame, Mastín

En la vieja Tenochtitlan, sucede una historia peculiar, un relato en el que el rey pierde su poder, a manos de un Dios, y con su poder, pierde al amor de su vida, su súbdita,Mastín.

Era un día soleado, donde las prácticas de juego de pelota tomaban partido dentro de las canchas consagradas del rey, éste desde su loma observaba a sus súbditos aprender a jugar, debido aque la época de lluvia se hacía presente y se necesitaba hacer un gran sacrificio para asegurar las cosechas del año.

El día era soleado, el campo colorido y las flores resplandecían a lo largo dellugar, el mercado estaba lleno y los enviados de los pueblos roda vecinos se hacían presentes en el lugar, el intercambio iba de maravilla y todo salía según lo planeado, era una ocasión especial, lanoche era de juego, de juego femenil ya que la carne de las mujeres era gorda y sabrosa, los cuchillos estaban afilados y el ritual a punto de empezar, las mujeres calentaban haciendo un círculo ydebido a la gran importancia del juego, por primera vez en 90 años, el rey Suartlin bajaba a saludar a sus súbditos, de mano, cosa que no se había presentado en la historia del lugar, el rey emocionado yhumilde bajaba la cabeza ante los súbditos.

Un a hermosa mujer, gorda y jugosa entrenaba sola, ella calentaba por su propio paso, estaba lista mentalmente para hacerse sacrificar en honor a supueblo, y obtener la gracia divina de participar con los dioses.

Súbitamente, el rey se dirige hacia ella, haciéndose camino por el largo mercado, calando sus cosechas, probando el cacao y el suavenectar del olor presente, todo era divino, digno de los dioses, y éste se apresuraba, estaba por empezar el juego y no quería perder la oportunidad de hacer suya, con su gran poder, a la maravillosajugadora, llega a ella y le extiende un amable saludo,

ella lo ignora, al no saber la importancia de ésta persona y éste insiste en el saludo, Mastín, al levantar la mirada lo observa y con una gran...
tracking img