Mariano de vitoria

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3797 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Francisco de Vitoria
Suárez, como neoescolástico que es, sigue a este respecto la doctrina aristotélico-tomística del animal social. El hombre no puede alcanzar la perfección que Dios desea para él permaneciendo aislado, ni siquiera en la familia, sino sólo en la sociedad estatalmente formada y fundamentada en la voluntad divina. Las tareas de esta sociedad no radican de modo exclusivo en loeconómico, sino —sobre todo— en lo moral y lo espiritual.

En cuanto a sus opiniones sobre el origen y sobre la finalidad del poder estatal, el poder estatal en la comunidad radica en la necesidad de fundar una sociedad estatalmente ordenada: algo que presupone una autoridad por parte del Estado, ya que sus miembros pueden colaborar al fin adecuado o no hacerlo. Esta autoridad se ejerce por igualsobre cada uno de los miembros de la sociedad, lo cual deja ya entrever un evidente fundamento democrático.

Suárez no supone ningún acto voluntario explícito por parte de los miembros de la sociedad ya que, de acuerdo con la voluntad de Dios, no se puede pensar en una sociedad estatalmente fundada por un poder público que no provenga inmediatamente de Dios. La finalidad del poder públicoconsiste en la realización del Bonum Commune. Este bienestar general comprende el orden, la justicia, la igualdad ante la ley. Además, siempre según Suárez, incluye la posibilidad de lograr bienes terrenales para una existencia digna del hombre.

En relación con el origen del derecho: Para Suárez, el Derecho reconoce un fundamento metafísico en Dios. Se basa en el Decálogo, a la vez que en lanaturaleza que Dios ha querido dar a las cosas. El Derecho Natural, puesto que es de origen divino, puede regir determinadas cosas y fijar los límites del Derecho Positivo. Respecto a los límites del poder público: Suárez —partiendo de su concepto teísta del mundo— ve los límites en el Derecho Divino. Otra limitación la representan, para Suárez, los derechos de los otros Estados.

FORMA DE ESTADO

Muysorprendente es la postura que toma Suárez ante el problema de la forma del Estado. Para un español bajo el dominio de Felipe II, debiera suponerse que la forma del Estado no tuviera que ser ni siquiera tema de discusión. No cabría otra posibilidad sino pensar en la monarquía. Precisamente aquí se muestra qué idea más falsa tenemos del Estado Español de los Austrias, transmitida ora bajo lainfluencia de los enciclopedistas franceses, ora en destacado lugar por el Don Carlos de Schiller y por él Egmont de Goethe. Según Suárez, la forma del Estado depende de la capacidad de juicio humana.

Ha de estar basada no sobre consideraciones dinásticas, sino sobre la forma en que se sirve al fin de la sociedad: es decir, al Bonum Commune. En la sociedad sencilla, estatalmente ordenada, cadamiembro tiene los mismos derechos a colaborar en la estructuración del Estado y como uno más entre iguales. La democracia directa se puede realizar siempre que se den circunstancias particularmente favorables. Sobre todo en los estados pequeños, de los que precisamente nuestras comunidades rurales, es decir, los cantones suizos o la polis griega, podían ofrecer ejemplos convincentes.

En el caso degrandes formaciones estatales, según Suárez, daría mejor resultado la delegación de los derechos políticos de cada uno en una monarquía o en una poliarquía —aristocrática u oligárquica— de acuerdo con la finalidad. Los poderes públicos comprenden tanto el ejecutivo como el legislativo y el judicial. La idea de la separación de los poderes ha de reservarse, como es sabido, a Montesquieu(1689-1755). A pesar de que Suárez no concede al pueblo ningún poder directo de control sobre las acciones de los portadores del poder público, la competencia de éstos no es absoluta: debe estar orientada constantemente al bien común y no al bien de la dinastía.

El pueblo tiene obligación de obedecer sólo en cuanto las leyes y decretos no vayan dirigidos contra el bien común. No se excluye, en ciertos...
tracking img