Marihuana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6037 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
http://www.cnnchile.com/blog/?p=814
Martes 06 de marzo de 2012 | 00:16 hrs.
Categoría General, Salud
Publicación Agosto 26th, 2009 Por Juan Francisco Canales

El fin de semana fuimos sorprendidos por una noticia proveniente de México que señalaba que, ante el creciente aumento del microtráfico, las autoridades decidieron liberar el consumo en pequeñas cantidades de heroína, anfetaminas ymarihuana, ello para evitar que policías corruptos y carteles lucraran con la venta de esta sustancias y aumentara el crimen organizado. Y a mediados de semana fueron los tribunales trasandinos los que instauraron la despenalización en el consumo personal esta vez de marihuana.

No hay que confundirse, las medidas adoptadas por la autoridad no obedecen a un análisis médico, sino más biendelictual. Están enfocadas a evitar la violencia de una sociedad cada vez más bombardeada por la droga. Con este tipo de medidas argentinos y mexicanos quieren prevenir el delito olvidando a adictos y principiantes en sustancias que según el Conace (Centro Nacional de Control de Estupefacientes) y estudios internacionales, que podrían llenar muchas páginas, generan adicción y efectos colaterales.
Lapregunta que cabe es: ¿por privilegiar a la sociedad en su conjunto se debe dejar al desamparo a personas que muchas veces no sólo consumen sino que se consumen por la droga?
Lo resuelto por las autoridades mexicanas y trasandinas mas bien habla de que el problema se les fue de las manos, así lo corrobora el prestigioso semanario británico “The Economist” que en su última editorial señalatextualmente “la prohibición ha fallado”.
De nada ha servido la represión a los grandes carteles, de nada ha servido la presencia de soldados norteamericanos en Sudamérica para luchar contra el narcotráfico si finalmente el consumo en América del Norte y del Sur va en aumento, lo mismo que las “sucursales” de verdaderos “supermercados de la droga”.
Más que penalizar o despenalizar la marihuana y otrassustancias adictivas lo que debiéramos preguntarnos es qué pasa con el ser humano, con su insatisfacción permanente, con su infelicidad, con estos deseos de evadirse del mundo, de evitar la realidad. El centro de la discusión debiera estar enfocado en buscar una mejor salud mental, una mayor comunicación familiar, en más plazas, en más deporte, en la responsabilidad de quienes enarbolan las banderasde la fe muchas veces inconsistentes en sus propios actos lo que invita a sus seguidores a la decepción. En el rol del Estado frente a las nuevas generaciones, en dejar el cinismo y afrontar los problemas no con parches sino con decisiones claras, aunque parezcan antipopulares.
El tema no es que los jóvenes consuman droga, que los adultos se transformen en cocainómanos, el asunto es el por qué sellega a eso, allí está la clave. Seguramente buscando esas razones, entendiendo que los problemas no se solucionan con bombas o con el pizotón del más fuerte, asimilando que el cariño no se compra en una multitienda como un refrigerador y que el amor no se vende por Internet, probablemente tendríamos seres más satisfechos disfrutando de las cosas simples de la vida y no llenando consultaspsiquiátricas por trastornos obsesivos o buscando drogas en las esquinas.
Por eso la medida tomada por mexicanos y argentinos probablemente les ofrezca mejores índices delincuenciales pero no atacan el problema en el fondo. ¿O es que acaso la legalización del alcohol en su tiempo ha mejorado los índices de accidentes de tránsito producidos por su ingesta?, ¿las cajetillas de cigarros con advertencias decáncer han disminuido su consumo?, muy por el contrario hoy Chile ostenta cifras insólitas respecto al consumo de tabaco ( 45% de mujeres entre 30 y 45 años son fumadoras frecuentes).
Las drogas se combaten proactivamente y no con reactividad como la mostrada hoy en muchas partes del mundo. Medidas facilistas no solucionan nada. Los millones hay que gastarlos en prevención para no llegar a...
tracking img