Mario bunge, la investigación científica, su estrategia y su filosofía

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1748 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Última hora fatal

Faltaban pocas horas para la Noche Buena del 2006. La redacción estaba casi desierta, como gran parte del territorio piurano y como casi nunca sucede, pues en la noche los periodistas están plena labor de escritura. Larissa, tomaba el café a soplos, sentada en su escritorio, movía agitadamente su pierna izquierda. Estaba nerviosa, ansiosa, preocupada. Vestía una falda blanca,que luchaba por llegarle a las rodillas, sus piernas canela, de caderas amplias, una blusa apretada aseguraba sus pechos, le conferían el título de una de las periodistas más deseadas. Frank había salido a buscar una pizza, mientras hacían tiempo para quedar solos. La mayoría de periodistas habían terminado lo más pronto posible y habían abandonado la redacción. El corrector se había fugado, yahabía revisado todas salvo la nota portada, ese era trabajo de Genaro. Se había desentendido de Genaro el jefe de redacción, a esa hora, las 9:30 de la noche de un año que quería que terminara ya, para cambiarse de ambiente. Tenían una relación sentimental, complicada, ella de 23 años, recién graduada de la Facultad de Comunicación de la Universidad Nacional. Y él un reconocido periodista, de 50años, con más de 30 en el oficio, era el más atrevido y el más osado. Con una trayectoria que lo había llevado a ser el más respetado, no por algo Última Hora era el diario más leído en la región. Tenía un físico tragicómico, bajito y rechoncho, y una profunda calvicie. Su fuerte eran las policiales.

**************************************

Frank puteaba los carros, a la alcaldesa burra, lostombos inútiles, la pizza se enfriaba y el tico avanzaba 50 metros cada 5 minutos, “carajo, a que hora sale de este atolladero, maestro hago algo, súbase por la vereda, haga algo”, arengaba y el chofer apenas se inmutaba. Le preocupaba que Larissa, también se “enfriara”. Hace tres semanas que había llegado a practicar al diario, atraído por la línea de Última Hora. Siempre le apasionaron lashistorias policiales, de asesinatos y asaltos, las historias escabrosas. Llegó recomendado por el Decano de la Facultad de la Universidad Privada. De familia acomodada, era blanquiñoso y tenía el rostro marcado de pecas, las que le daban un aire atractivo. La primera vez que entró a la redacción, lo primero que llamó su atención fue la presencia de Larissa, una mujer con cuerpo de pecado. No le tomómucha importancia a la redacción, que era un poco reducida, donde apenas entraban unos ocho periodistas que se encargaban de producir un periódico de 24 páginas, que se leía en todo Piura. Completaban el local de Última Hora, ubicado cerca al centro de la ciudad, la administración en el primer piso, la oficina de publicidad y el almacén. En el segundo piso se encontraba la redacción, archivo ydiseño, además de la oficina del jefe de redacción. Sus íconos eran nada menos que Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez. El auto se perdía en una maraña de todo tipo de a vehículos, grandes y chicos que pugnaban por escapar del centro para acelerar y salir del fango. Puta mare dijo, por fin, y respiró aliviado, al ver que el auto salió como en una lluvia de meteoritos.**********************************************************************

Genaro, llamó a Larissa desde su oficina. Solo falta la nota portada y nos vamos, espérame diez minutos y te llevaré a tu casa, le dijo. Está bien contestó ella, pero no te apures, concéntrate y mañana volveremos a ganar, repuso. Si claro, no te preocupes, yo siempre gano. A todos. Hace muchos años, estoy a años a luz de mis rivales, si se lespuede llamar así. Su escritorio era grande, tenía un televisor de 32 pulgadas, colgado en la pared, donde veía sus películas favoritas, “El Padrino”, “Cara Cortada”. Además del fútbol español, del cual era fanático. Estaba vestido con una camisa manga corta y un pantalón de tela, por el calor y zapatos de cuero negros. Al verla parada frente a él, se paró y tomó con ambas manos la cara suave de...
tracking img