Mark twain

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1417 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Libertad de Expresión según Mark Twain

Samuel Clemens, mejor conocido como Mark Twain, fue autor de una extensísima obra, entre la que destacan sus populares novelas Las aventuras de Huckleberry Finn y Las aventuras de Tom Sawyer. Este año, la Universidad de California y el Mark Twain Papers Project publicaron un libro de material completamente inédito de Twain, entre el que se encuentra elensayo que aquí reproducimos. Con su habitual ironía y sentido del humor, Twain demuele una de las piedras angulares de la república norteamericana de su tiempo: su preciada libertad de expresión. Encuentra que en la práctica es inexistente ya que existen poderosos mecanismos gregarios para inhibirla, y es un privilegio exclusivo de los muertos, quienes pueden expresar sus opiniones impopularesdesde el más allá, sin temor a las represalias políticas y sociales que de manera inevitable acarrean consigo.
El que la ocupa tiene un privilegio del que carece cualquier persona viva: la libertad de expresión. El hombre vivo en realidad no está falto de este privilegio, pero como lo posee simplemente como un vacío formalismo, y sabe que en realidad no puede ejercerlo, no puede considerarse en seriocomo una posesión real. Como privilegio activo, se cuenta junto con el privilegio de asesinar: podemos ponerlo en práctica si estamos dispuestos a aceptar las consecuencias. El asesinato está prohibido tanto en forma como de hecho; la libertad de expresión es concedida en forma pero prohibida de hecho. Ante la percepción común ambos son crímenes, y todas las naciones civilizadas les guardan unodio profundo. El asesinato se castiga a veces, la libertad de expresión siempre, cuando se ejerce. Que es muy rara vez. No se producen menos de cinco mil asesinatos por una expresión libre. Esta negativa a emitir opiniones impopulares es justificada: el costo de pronunciarlas es demasiado elevado; puede arruinar a un hombre en su negocio, le puede costar sus amigos, puede someterlo al insultopúblico y al vilipendio, puede ocasionar el ostracismo de su inocente familia y convertir su hogar en un lugar odiado, no visitado y solitario. Una opinión impopular sobre política o religión yace escondida en el pecho de cada persona; muy a menudo no sólo una sino varias. Entre más inteligente sea el individuo, mayor será la carga de este tipo de opiniones que lleve consigo, y que se guarde para sí. Noexiste una sola persona que no posea caras y celebradas convicciones impopulares que el sentido común le impida pronunciar. En ocasiones suprimimos una opinión por razones que hablan bien de nosotros, no mal, pero es más a menudo que suprimimos una opinión impopular porque no podemos permitirnos el amargo costo de enunciarla. A nadie le gusta ser odiado, a nadie le gusta ser rechazado.
Unresultado natural de estas condiciones es que, de manera consciente o inconsciente, ponemos más atención para alinear nuestras opiniones con las del vecino y preservar su aprobación, que la que prestamos a examinar las opiniones de manera exhaustiva y asegurarnos de que sean acertadas y sólidas. Esta costumbre produce naturalmente otro resultado: como la opinión pública nace y se cultiva a partir deeste plan, en realidad no es ninguna opinión, es simple política; detrás de ella no hay reflexión alguna, ni principios, y no merece ningún respeto.
Cuando un programa político completamente nuevo y no probado antes se presenta ante el pueblo, la gente se pone inquieta, ansiosa, tímida y durante un tiempo se vuelve muda, reservada y no se compromete. No es que la gran mayoría esté estudiando lanueva doctrina y formándose un juicio sobre ella, sino que está esperando ver cuál será el veredicto popular. Hace tres cuartos de siglo, cuando comenzó la agitación antiesclavista en el Norte, no encontró simpatizantes. La prensa, el púlpito y casi todo el mundo adoptó una postura de indiferencia. Fue a causa de la timidez, del miedo a expresarse y a ser detestable, y no de una aprobación de la...
tracking img