Marti y el manifiesto de mintecristi

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2735 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCION:
El Manifiesto de Montecristi *, es un documento oficial del Partido Revolucionario Cubano en el que se exponen las ideas en las que se basó José Martí para organizar la guerra de independencia cubana de 1895. Fue firmado por José Martí y Máximo Gómez el 25 de marzo de 1895 en la localidad de Montecristi (República Dominicana).
En este documento quedan expuestas de manera clara,las razones por las que el pueblo de Cuba se lanzaba a la lucha. Aclara también que la guerra de liberación no era contra el pueblo español, sino contra el régimen colonial existente en la isla durante más de tres siglos.
Iniciadas ya las hostilidades contra el poder colonial español el 24 de febrero de 1895 en varias localidades, aunque con éxito en Baire (de ahí la trascendencia de los sucesosen ese lugar), en aquel manifiesto se hacía un llamamiento al levantamiento en armas de la población cubana contra el gobierno español y, asimismo, se detallaba el programa del movimiento revolucionario cubano.
En él se plasmaban las ideas esenciales del nacionalismo defendido por Martí: la denuncia del mantenimiento del orden colonial, el sentimiento antiimperialista, la reivindicación de lasangre derramada en la guerra de los Diez Años (1868-1878), la apelación a la voluntad nacional y la mentalidad abierta hacia los componentes étnicos y culturales en favor del mestizaje. En este sentido, el manifiesto tendía la mano a los españoles de la isla, dirigiéndose a ellos en los siguientes términos: “Los cubanos empezamos la guerra, y los cubanos y los españoles la terminaremos. No nosmaltraten, y no se les maltratará. Respeten, y se les respetará. Al acero responda el acero, y la amistad a la amistad”.
José Martí llegó a Montecristi, República Dominicana, el 7 de febrero de 1895. Habían transcurrido pocos días desde la firma de la Orden de Alzamiento, el 29 de enero, y ya se encontraba en el fragor de los últimos detalles para el inicio de la guerra. A pesar del revés sufrido conel fracaso del Plan de Fernandina y del estrecho cerco tendido por el espionaje yanqui y español, no se detuvo ante obstáculos ni adversidades, y desde su llegada a la isla hermana recorrió varios sitios en busca de apoyo moral y material para la causa cubana, recibiendo en todas partes innumerables muestras de cariño y admiración como la atención que le profesaron los jóvenes de Santiago de losCaballeros.
En este viaje a República Dominicana, no solo se propuso trazar conjuntamente con Máximo Gómez los lineamientos estratégicos de la guerra, sino que consideró oportuno sostener intercambios con figuras políticas e intelectuales de la hermana nación, con el objetivo de alentar la solidaridad con la causa de la independencia cubana.
Conoció del alzamiento del 24 de febrero dos díasmás tarde, en Montecristi, adonde había ido a reunirse con Máximo Gómez para partir hacia Cuba. Semanas después, en esa localidad, suscribiría el documento titulado El Partido Revolucionario Cubano a Cuba, conocido más comúnmente como Manifiesto de Montecristi, documento programático y primer pronunciamiento general de la etapa inicial de la Revolución de 1895.
Consciente del compromiso necesariocontraído con el pueblo al cual había convocado a batallar por una Revolución que se hacía “con todos y para el bien de todos”, y de la responsabilidad que había asumido al convocar a una guerra de extraordinaria importancia estratégica para el porvenir de nuestra América y del mundo, el Delegado asumió el deber moral de participar en ella y fue inútil toda tentativa de disuadirlo de ello.
El 25de marzo de 1895, fecha en que rubrica el Manifiesto de Montecristi junto con el General en Jefe, Martí escribe varias cartas, una de ellas dirigida a su madre, Leonor Pérez y otras, en el umbral de la contienda, entre las cuales se encuentran la del amigo dominicano Federico Henríquez y Carvajal, a su discípulo y albacea literario Gonzalo de Quesada y Aróstegui y a dos niñas que quería como a...
tracking img