Martin lutero reforma y contra reforma

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2987 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Martín Lutero
y el quiebre de la unidad espiritual de Occidente




















“Cualquier cristiano verdaderamente arrepentido tiene derecho a la remisión plenaria de pena y culpa, aun sin carta de indulgencias”


MARTÍN LUTERO, LAS 95 TESISAlemania, 1517

“Por amor a la verdad y por el anhelo de alumbrarla”[1]: así inicia Martín Lutero su obra Las 95 Tesis, las cuales clavara en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg en el año 1517. Sin lugar a dudas, sus palabras expresaban no sólo un desafío a la Iglesia Romana, sino que también las conclusiones de una incesante búsqueda personal, la cual se concreta cuandodesecha de manera definitiva sus estudios de derecho, que era la opción que visualizaba su padre, para avocarse de lleno a las labores teológicas al ingresar a la orden agustina a la edad de veintidós años[2].
Allí, en la soledad del claustro, sus inquietudes intelectuales y, sobre todo, las espirituales irían creciendo hasta transformarse en algo casi obsesivo. ¿Quién puede adivinar lo que piensaDios y cómo juzga? ¿Los actos que son dignos de alabanza, lo son también para Dios? [3] Estas interrogantes formuladas por el propio Martin Lutero, obedecen a un alma atormentada, que busca desesperadamente la redención y la salvación eterna; no son preguntas que tenían como finalidad el desarrollar un cuestionamiento a la autoridad de la Iglesia católica, ni mucho menos el reformularla, sino queeran para salvar su alma.
No cabe duda que todos estos cuestionamientos y dudad existenciales no eran resueltos satisfactoriamente por el dogma religioso establecido. No obstante, encuentra una esperanza: siendo profesor de Teología en la Universidad de Wittenberg, justamente de las Sagradas Escrituras (lecturas que la vida monástica le permitían meditar en gran profundidad), se interesafuertemente en las cartas del San Pablo a los hebreos, a los gálatas, a los Romanos, las cuales serán decisivas en la formación de su teología sobre la nulidad de la ley y de las obras humanas frente a la acción salvadora de la gracia de Dios[4].
De especial y decisiva importancia van a ser para Lutero los versículos que se encuentran en la Carta a los Romanos 1:16-17, los cuales señalan en formatextual, lo siguiente.

“Pues yo no sabría avergonzarme de esta Buena Nueva, que es fuerza de Dios, con el fin de salvar a todo el que cree, primero a los judíos, y luego a los griegos.
Esta Buena Nueva nos revela como Dios hace justos a los hombres, por la fe y para la vida de fe, como lo dijo la Escritura: el justo por la fe vivirá”[5].

Estas líneas de las Escrituras inspiraron fuertemente aMartín Lutero, ya que a través del estudio incesante de estos versículos y su posterior interpretación personal, fue capaz de formular una nueva concepción teológica, la cual respondía a sus grandes inquietudes espirituales. Esta nueva visión teológica concebida tras muchos años de búsqueda, puede ser sintetizada a través de las siguientes líneas:


“…el hombre es radicalmente incapaz de obrarel bien y su esfuerzo es inútil. El pecado es inevitable, aunque compensado por la justica que Dios nos da gracias al feliz encuentro de Cristo por la fe. Sólo la fe justifica y, por ella, Dios no nos imputa el pecado. La justicia de Cristo cubre el pecado del hombre y le hace justo a los ojos de Dios por la fe. Cristo sólo es nuestra justicia, nuestra única posibilidad…[6]”

La certeza de queDios no nos juzga por el balance de las obras buenas y malas, sino que nos justifica a causa de nuestra fe, a causa de los méritos de Cristo, sin que dejemos de ser pecadores, proporcionaría a Lutero la raíz fundamental de su pensamiento doctrinal. He aquí la puerta de salida para aquellas fuertes angustias espirituales de las cuales era víctima en forma permanente Martin Lutero, ya que con las...
tracking img