Mas alla del optimisto y el pesimismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5661 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
MÁS ALLÁ DEL OPTIMISMO Y DEL PESIMISMO:

TRANSFORMACIONES FUNDAMENTALES DEL PAÍS

Asdrúbal Baptista.1988

El destino de Venezuela y su gente es inseparable de la historia vivida. El presente que se nos entrega como resultado de una miríada de acciones cumplidas y firmes, prefigura y representa lo que habremos de ser. La Venezuela de hoy es nuestra historia vivida. Ella estállena de hechos y de interpretaciones. La Venezuela de mañana se engendra a cada rato, en cada hecho que se cumple y en cada interpretación que convence, que persuade y que incita a actuar en cierta manera.

1. Venezuela sin petróleo

El alba de la Venezuela que llena estas páginas despunta hacia 1920. Esta es una partición contingente, como lo son todas las particiones de ese hilo únicoe indivisible que es la historia de los pueblos. Para ese momento, Venezuela es un país sumido en la más absoluta miseria. Por décadas sinfín los vaivenes de la producción agropecuaria han sometido a sus pobladores a una sucesión de altibajos materiales dentro de los más rígidos límites de una pobreza insuperable. La Venezuela de 1920 es prácticamente indistinguible de la Venezuela que setentaaños antes había recorrido el abuelo de Mariano Picón Salas cuando regresa al país desde Francia, y cuyas trazas de infinito abandono y soledad han quedado recogidos en Viaje al amanecer.
Las cifras y datos estadísticos también reflejan la enorme pobreza material de los venezolanos de la época. Si bien las estadísticas disponibles son muy imperfectas, por lo que hay que tomarlas con muchaprudencia, ciertamente nos sirven para tener una idea ilustrativa de la situación. Así, los datos indican que para 1920, mientras el producto nacional de las economías industrializadas era, en promedio, de algo más de 1.000 dólares por habitante, y el de un grupo de países latinoamericanos era de más de 330 dólares por habitante, el de Venezuela apenas si llegaba a 147 dólares.
Estos números,de por sí fríos y desprovistos de la pasión cualitativa de los detalles, ponen de relieve la magnitud del atraso material de Venezuela. Su pobreza, acaso, no distaba demasiado de ser la mayor del continente. El ingreso de los venezolanos era cuando menos un 30 por ciento inferior al de los habitantes de los países latinoamericanos más representativos, y si la comparación se extiende para abarcarlas sociedades más avanzadas del mundo, los números se tornan entonces abrumadores.
La Venezuela misérrima era también una Venezuela rural—el lector avisado podrá siempre invertir el sentido de la frase y poner la condición rural de la población en la base misma de la miseria—. Una sociedad rural es una sociedad insalubre, analfabeta inepta para la democracia y para los grandes fines delcrecimiento económico y el progreso material.
En 1920 sólo el 27,3 por ciento de la población vive en poblados con más de 2.500 habitantes, y las ciudades de 20.000 habitantes o más apenas albergan el 15,7 por ciento de la población total. La Venezuela de entonces escasamente leía; tres cuartas partes de sus pobladores eran analfabetas de solemnidad. La educación superior se reducía a dosinstituciones con un total de estudiantes que no llegaban en número a 500, lo que si se expresa en términos porcentuales con relación a los venezolanos que por su edad podían estar haciendo estudios universitarios no alcanza sino un 0,15 por ciento.
La información relativa a las condiciones sanitarias y de salud de los venezolanos de comienzos de siglo es dispersa e insatisfactoria para lospropósitos de cualquier evaluación rigurosa. En el censo de 1894 aparece la cifra de 1.570 habitantes que ejercían profesiones médicas, pero no hay discriminación alguna de las diversas categorías profesionales recogidas en ese total. Se conoce la tasa general de mortalidad hacia 1920 (entre 30 y 20 por cada 1.000 habitantes), la que corresponde, como no puede ser menos, a las sociedades más...
tracking img