Maslow

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3540 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
AMOR, RECHAZO E INDIFERENCIA: EMOCIONES BÁSICAS PARA CONSTRUIR LA CONVIVENCIA
Universidad Cooperativa de Colombia Maestría en educación Módulo de Educación para la convivencia 1 Manuel Antonio Velandia Mora España, julio de 2010 Tres son las emociones fundamentales amor, rechazo e indiferencia: emociones básicas para construir la convivencia. En este artículo el autor las define y explica cómotransformarlas en las relaciones cotidianas. Humberto Maturana (1928), biólogo y filósofo chileno, es considerado uno de los fundadores de la doctrina del constructivismo radical –que considera la actividad neuronal como un todo autorregulado- y un seguidor de la Teoría de Sistemas. Bajo este enfoque, enriqueció el pensamiento sociológico de Niklas Luhmann y desarrolló lo que se conoce como laBiología del conocimiento y del amor. Maturana es el primer científico que desde su hacer explica el amor. Pocos autores han entendido de forma tan clara que el amor es la emoción fundamental en la vida como Maturana. El afirma “Yo me encontré con el tema del amor justamente en el tratar de entender cómo tiene que haber sido al comienzo, porque lo interesante es que el lenguaje comienza en un espacioen que no debe haber existido el lenguaje. Uno ve que toda la historia de la transformación del sistema nervioso tiene que ver con la convivencia, con el “hacer cosas juntos”. Entonces, lo que me di cuenta es que si es cierto que el lenguajear son coordinaciones de coordinaciones de haceres, para que eso pase hay que permanecer juntos. Y para estar juntos hay que disfrutar el estar juntos. Laemoción que hace posible el origen del lenguaje es la que constituye la cercanía, ella es el amar. El amar tiene que ver con el ver, con el oír, con el estar presente”.1 Para él nuestro pasado cultural y biológico son una prueba de que lo humano no surge desde la lucha, la competencia, el abuso o la agresión, sino desde la convivencia en el respeto, la cooperación, el compartir y la sensualidad bajola emoción fundamental del amor.2 En palabras de Maturana los seres humanos, en sentido estricto, surgimos del amor, porque el amor como emoción constituye el dominio de acciones de aceptación recíproca en el que pudo surgir y conservarse el lenguaje, añadiéndose al modo de vida de nuestros ancestros homínidos como parte constitutiva del vivir que nos define. El resultado es que los seres humanossomos seres “adictos” al amor y dependemos para la armonía biológica de nuestro vivir cotidiano de la cooperación y la sensualidad, de las caricias y de vínculos positivos y sintonía emocional con los demás, no de la competencia y la lucha. Los seres humanos dependemos del amor y enfermamos cuando este nos es negado en cualquier momento de la vida. (Maturana, 1997).3 Si el punto de partida de lahumanización fue el espacio relacional amoroso, su carencia, las dificultades de armonía y sintonía emocional entre padres e hijos acarrean trastornos físicos, emocionales, en los aprendizaje, etc. El bienestar o malestar – el sentimiento de alegría, tristeza, rabia, odio, estrés, etc.-en el que
1

Velandia Mora, Manuel Antonio. Sociólogo, Filósofo, Sexólogo, Especialista en Gerencia de proyectoseducativos institucionales, Máster en Educación, Diploma de Estudios avanzados – DEA- y Doctorando en Psicopedagogía, DEA y Doctorando en Enfermería y Cultura de los Cuidados.

vivimos no nos ocurre como algo abstracto, sino que cursa y afecta nuestra fisiología.4 Según este investigador, todo vivir humano ocurre en conversaciones2 y es en ese espacio donde se crea la realidad en que vivimos.Los seres humanos usamos el hacer para justificar o negar la emoción donde nos encontramos. Existimos en el entrelazamiento del lenguajear y el emocionar. “Las historias que contamos sobre cómo vivimos constituyen el mundo que vivimos. Si queremos vivir distinto sólo tenemos que vivir distinto, generar conversaciones que constituyan ese otro vivir. Cambiemos nuestras conversaciones y haremos un...
tracking img