Mata de dos raíces

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1967 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
MATA DE DOS RAÍCES
Había una vez- allá por el año de 1898- una familia de humildes campesinos que vivían en un pueblo enclavado en la sierra llamado Cerro Lindo, ellos subsistían de su parcela y su huerta donde cultivaban frutas y legumbres, de donde obtenían lo necesario para la alimentación de la familia y otro porcentaje para venderlo en la ciudad, y así obtener el capital necesario paracomprar otros enseres. La madre además de dedicarse a las labores domésticas, elaboraba canastitas de fibras vegetales que vendía como artesanía el día de tianguis.
Cada fin de semana iban a vender los productos de su trabajo, llevaban consigo a su único hijo que todavía estaba de meses de nacido; y emprendían un viaje de dos horas a través de la sierra. Por fin después de esta ya acostumbradatravesía colocaban su pequeño puesto y ofrecían sus productos a los transeúntes. No esperaban mucho tiempo a que comenzaran a pasar los clientes a comprar, pero muchos aún siendo el precio muy bajo de la mercancía regateaban… (Cabe mencionar que quienes mas realizaban esta acción eran las personas ricas y pudientes de la ciudad). Después de un rato pasaban los trabajadores del ayuntamiento a recogerel impuesto tributario de un tostón .Se les pasaba la mayor parte del día ofreciendo y en ocasiones intercambiando la mercancía con los demás mercaderes del tianguis; allí mismo tomaban su almuerzo que no era mas que chiles en escabeche, queso y por supuesto tortillas. Mas tarde procedían a recoger sus mercancías, levantaban su puesto y demoraban un poco ya que la esposa llamada Catalina todavíapasaba a comprar su humilde despensa y su esposo Jacinto la esperaba donde comenzaba la calle del tianguis. Montaron las cosas a lomo de burro y la señora con el niño también, comenzaron a caminar cuando el Sol ya se hundía entre los cerros.
Ya llevaban recorrido mas de la mitad del camino -faltaban poco mas de cuatro kilómetros- a Cerro Lindo, la esposa ya cansada de ir montada en el burro comenzóa caminar; de repente comenzaron a escuchar unos aullidos que eran de lobos, entraron en pánico al ver que los lobos estaban justo en medio de su camino, el burro se puso miedoso y comenzó a correr sin un rumbo fijo, doña Catalina aventó cuantas piedras pudo contras los lobos y don Jacinto se echó a correr detrás del animal hacia lo abrupto del terreno y la espesura de la vegetación.
Perotropezó con un tronco y perdió de vista y de rumbo al burro, regreso hacia donde se encontraba su mujer y se alegro al ver que estaba ilesa, pero también con lágrimas en los ojos le dio la noticia de que había perdido a su bebe, su burro y su despensa.

Por fin llegaron a su casa llenos de amargura por haber perdido a su bebé, no conciliaron el sueño durante toda la noche por el remordimiento de quéhabría sido de su hijo, implorándole a Dios que corriera con suerte.
En la mañana siguiente juntaron a cuanto lugareño se pudo para buscar a aquel burro que en su lomo se había llevado a su bebé, buscaron entre los matorrales, cerca del río y terminaron su búsqueda sin éxito alguno… los padres estaban muy tristes y despechados de haber perdido a su criatura.
Mientras tanto una muchacha llamadaJuana fue a cortar maíz a su milpa, se dio cuenta que había un intruso, pero eso no fue lo que atrajo su atención sino el bulto que llevaba en su lomo, además que de ahí se escuchaban sollozos de un bebé. Se acercó lentamente al animal y con mucho cuidado retiró la carga y encontró entre comestibles a un bebé que parecía tener meses de nacido; miró a su alrededor para que nadie notara esta acción,montó a burro y partió hacia su casa. Al llegar le causó sorpresa a su esposo Ramón que entrara con una criatura en brazos, ya que esta familia era una pareja producto de un matrimonio arreglado comúnmente por sus respectivos padres. Le exigió una explicación a tal suceso y le narro todo lo sucedido. Mientras tanto del otro lado de la montaña en Cerro Lindo, Jacinto y Catalina ya habían perdido...
tracking img