Matematicas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3381 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Para seguir al Señor es preciso experimentar una conversión radical.
Pedro y los tratos de Dios

"Le dijo Simón Pedro: Señor, ¿a dónde vas? Jesús le respondió: A donde o voy, no me puedes seguir ahora; mas me seguirás después. Le dijo Pedro: Señor, ¿por qué no te puedo seguir ahora? Mi vida pondré por ti. Jesús le respondió: ¿Tu vida pondrás por mí? De cierto, de cierto te digo: No antará elgallo, sin que me hayas negado tres veces" (Jn. 13:36). "...pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos ... Entonces, vuelto el Señor, miró a Pedro; y Pedro se acordó de la palabra del Señor, que le había dicho: Antes que el gallo cante, me negarás tres veces. Y Pedro, saliendo fuera, lloró amargamente" (Luc. 22:32, 61-62).
Han sido muchas las vecesen que, de diferentes maneras, se ha compartido acerca del caminar de Pedro con el Señor Jesús. Estos versículos han sido inspiración de muchas predicaciones; pero la palabra del Señor es eterna.
La Palabra es como la fuente que había en el atrio del templo del Antiguo Pacto, donde se lavaban los sacerdotes cada día, cuando entraban a ministrar ante la presencia de Dios. Esa fuente de broncebruñido había sido hecha con los espejos de las mujeres israelitas, y cuando los levitas que ministraban se lavaban allí, se veían reflejados en ella – tenían conciencia de lo que ellos eran. Como esa fuente es también la palabra del Señor. Que el Señor nos pueda lavar con su Palabra.
Nosotros, como Pedro al principio de su caminar, recibimos el llamado del Señor para seguirle. Y todos los queestamos aquí hoy podemos decir que hemos respondido a ese llamado. Hemos vivido, en muchos sentidos, las mismas experiencias de Pedro. Analizar el caminar de este discípulo del Señor nos sirve de consolación, porque en él nos vemos también nosotros reflejados. Nosotros hemos pasado o tendremos que pasar, de una u otra manera, las mismas experiencias por las cuales él pasó, porque la vida del creyente esun proceso, es un caminar.
Retrato de un discípulo
La vida del creyente se inicia cuando el Señor, en su misericordia, nos llama a él. Cuando el Señor lo llamó, Pedro era un pescador. El Señor lo instó a que dejara las redes y le siguiera. Pedro fue un discípulo obediente; inmediatamente empezó a seguir al Maestro. Más tarde, en las experiencias que vivió, también le recuerda al Señor: "Heaquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido" (Mat. 19:27). Él estaba consciente de esto.
Podemos decir que Pedro era un discípulo obediente. Había algo natural en él, una medida de obediencia, por eso habló al Señor de esta manera. Pero además era un hombre de fe, y al parecer tenía una gran fe. Recordemos cuando los discípulos estaban en la barca y el Señor venía caminando sobre lasaguas. Podemos decir que Pedro tenía una gran fe, porque él salió de la barca y empezó a caminar. Pero, a poco andar, después de su arrebato de fe, empezó a mirarse a sí mismo, a todo lo que le rodeaba y empezó a hundirse en las aguas, y el Señor tuvo que socorrerlo.
Conocemos además otra característica de Pedro: él era muy determinado, capaz de tomar decisiones rápidamente. Cuando el Señor les hablaacerca de que le era necesario ir a Jerusalén y padecer a manos de los principales de la nación de Israel, y empieza a describir las cosas que le sobrevendrán por causa del cumplimiento del propósito divino de salvación, Pedro le empieza a reconvenir: "Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca" (Mat. 16:22). Y el Señor tuvo que reprenderle.
También Pedro había oído cuando elSeñor dijo: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame" (Mat. 16:24). En el pasaje de Lucas 22:61-62: "Entonces, vuelto el Señor, miró a Pedro; y Pedro se acordó de la palabra del Señor, que le había dicho: Antes que el gallo cante, me negarás tres veces. Y Pedro, saliendo fuera, lloró amargamente", vemos al Señor con su mirada llena de ternura, de...
tracking img