Matrimonio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 65 (16111 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 16 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
imon

SEXO Y GÉNERO EN EL MATRIMONIO

El varón superior es el que por sí lo sabe todo;
Bueno es también el que cree al que habla juiciosamente;
Pero el que ni de suyo sabe ni deposita en su ánimo
Lo que oye de otro, es un tipo inservible.[1]

I
Al iniciarse un nuevo ciclo en la historia de la era cristiana, se hace difícil no echar una ojeada hacia atrás para ver lo que ha ocurrido entiempos pasados y forjar ideas para el futuro. Esto se repite a lo largo de la historia de la humanidad, pero ahora convergen retos más grandes en los albores de un nuevo milenio y los de una nueva centuria, y ninguna ocasión mejor que ésta, cuando la comunidad internacional se reúne para exponer ideas y provocar argumentaciones sobre algunos problemas del mundo contemporáneo, en especialaquellos problemas que aquejan a la familia.

Para la década de los años 60, ya José María Castán Vázquez comentaba sobre los agobios en que estaba envuelta la sociedad arrastrada por los problemas económicos que generaban las presiones del mundo capitalista, y que iban relegando a un segundo plano aquellas cosas que “dentro del derecho privado ofrece matices más espirituales y desinteresados,alejados aunque no del todo ajenos, a los intereses económicos”, en cuya “discreta semipenumbra” tenía un lugar preferente el Derecho de Familia.[2] Recientes movimientos disparados por la doctrina de los derechos fundamentales, como los proclamados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, han provocado una mayor atención hacia este derecho, no por ser éste el Derecho deFamilia, sino porque esta doctrina promueve el reconocimiento y la protección de los derechos humanos de los individuos, y éstos como personas, viven generalmente en el núcleo de una familia.

El derecho de familia es una de las áreas del derecho que más se ha afectado por estos cambios. Cuantas cosas del mundo moderno no pudimos vislumbrar años atrás y aún en los casos en que alguna persona osóvaticinar lo que hoy ocurre, no creímos que en realidad fuese a suceder o, en todo caso, no tan opronto.[3]

Cuando hablamos de los efectos de la investigación científica en el derecho de familia de inmediato se piensa en su mayor impacto, o sea en el uso de la nueva tecnología que asiste la reproducción humana, la cual ha alterado las normas filiatorias creando todo un campo nuevo para la filiación,pero no es este el problema que deseamos discutir. La ciencia ha evolucionado de tal manera que también ha invadido el cuerpo de la persona humana y a través de una cirugía de reconstrucción altera su cuerpo y le cambia la manifestación externa del sexo con el cual la naturaleza le dotó, y aquél que nació hombre ahora se hace llamar mujer y aquella que nació hembra se hace llamar varón. Estoscambios que alteran el cuerpo físico de la persona natural tienen efectos muy particulares en el derecho de familia, en especial en la institución del matrimonio.

Por otro lado, en las últimas décadas de este milenio la proliferación de la doctrina de los derechos humanos ha creado nuevos patrones de conducta social y una nueva moral colectiva que se manifiestan en formas diferentes, afectandoen muchas ocasiones el derecho familiar. Las lesbianas y los homosexuales exigen un trato igual en el ejercicio de sus derechos y piden que no se discrimine en su contra, única y exclusivamente por causa de su preferencia sexual. El clamor más conocido, por su consistencia y por el impacto que presenta sobre las normas de derecho natural y sobre las normas jurídicas, es la demanda que hacenestas personas para que se les permita contraer matrimonio con personas de su mismo sexo.

No quiero pasar por alto el hecho, por ser muy curioso y no dejar de sorprenderme, que mientras las parejas heterosexuales no quieren acojerse a la institución del matrimonio y cada día más parejas establecen relaciones libres, los homosexuales piden que se les permita casarse. La vida no deja de ofrecer...
tracking img