Matromonio juridico y canonico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 40 (9823 palabras )
  • Descarga(s) : 10
  • Publicado : 7 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Matrimonio ante el Estado y matrimonio ante la Iglesia

Juan Ignacio Bañares(

1. Introducción
El matrimonio ha sido y sigue siendo en todos los tiempos la situación más habitual de vida de los seres humanos. La dimensión conyugal incide fuertemente en el ser personal de los esposos (femenino o masculino), en la relación entre ambos, en la generación de los hijos, en el proyecto defuturo, en su modo de estar y de obrar en el mundo y en el ámbito de las relaciones sociales. Además el matrimonio inicia la comunidad familiar: la primera que recibe e introduce en la sociedad a los nuevos seres humanos, la que marca con su ‘señal’ de origen la identidad de la persona y sus relaciones de parentesco, la que más fuerza propia tiene en la sociedad y la que tiene atribuida unaresponsabilidad mayor.
El matrimonio arranca de la realidad del ser humano, se constituye sólo desde la libertad de la persona y se desarrolla en el ámbito social a través de relaciones jurídicas. El matrimonio constituye por consiguiente un ‘rasgo de identidad’ particularmente fuerte, con honda repercusión en la persona y en la sociedad: en la persona, como ciudadano y como creyente; en lasociedad, tanto civil como eclesiástica. Estas líneas pretenden perfilar el papel de cada uno de los actores: los contrayentes, la sociedad civil y la Iglesia. El papel de cada uno en el diseño y definición de la institución matrimonial, en la regulación del momento constitutivo del vínculo conyugal y de sus propiedades y efectos, en la resolución de conflictos y en la determinación de su extinción.Además, es necesario interrogarse también acerca de cómo es el reconocimiento mutuo de la sociedad civil y de las confesiones religiosas ¿Qué vale ante la Iglesia el matrimonio civil de uno de sus fieles, o el divorcio?¿Debe una sociedad democrática aceptar el matrimonio contraído ante una confesión religiosa?¿Puede el Estado imponer una ley de divorcio?¿Pueden los ciudadanos, creyentes o no,discutir una ley de divorcio y reputarla injusta, o se trata de un tema confesional que pertenece a la conciencia de cada uno?¿Qué tienen que decir –y qué tienen que regular- uno y otro acerca de esa relación tan personal y con tanta trascendencia social que se llama matrimonio?

2. El matrimonio es de todos
Aunque parezca obvio, es conveniente comenzar recordando que el matrimonio espotencialmente de todos y para todos. Es de todos y para todos porque sus presupuestos antropológicos están en todo ser humano. Lo es ‘potencialmente’ porque nadie está obligado a casarse.

a) Presupuestos antropológicos.
Los presupuestos antropológicos básicos de los que surge el matrimonio son cuatro: el primero es la heterosexualidad o diversidad entre varón y mujer, es decir, laexistencia de la persona humana modalizada como mujer o como varón. No se trata de un accidente externo, histórico o cultural, sino de una realidad intrínseca que afecta a todas las dimensiones del ser y del obrar humano: biológico, psíquico, espiritual.
Sobre esta diversidad se apoya la complementariedad. En efecto, siendo varón y mujer igualmente personas y a la vez modalizados diversamente, ladiferencia de ambos se constituye y se proyecta como un espacio de interacción mutuamente enriquecedora. No hay una división cuantitativa de lo femenino y lo masculino, ni unas características exclusivas de uno y otro, ni unas virtudes y defectos propios: puede existir, en todo caso, un modo femenino o masculino de vivir un rasgo determinado… “La armonía de la pareja y de la sociedad depende en partede la manera en que son vividas entre los sexos la complementariedad, la necesidad y el apoyo mutuos” (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2333).
Los principios anteriores dan lugar a la inclinación natural o atracción espontánea y particular entre varón y mujer precisamente en y desde la propia feminidad o masculinidad. No se trata sólo de una amistad, ni de un sentimiento, ni tampoco...
tracking img