Matteo ricci y la inculturación en china

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5595 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 27 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Inculturación, budismo, Confucio y fe cristiana:
el caso de Matteo Ricci (1552-1610)

Leandro Sequeiros

El pasado día 11 de mayo se han cumplido 400 años del fallecimiento en Pekín del padre Matteo Ricci, uno de los hombres que ejemplifican la tarea inculturadora de la Compañía de Jesús. Vivió en una época diferente a la nuestra. Pero asimiló el espíritu de Francisco Javier que escribía aIgnacio de Loyola hacia 1550 (medio siglo antes) pidiendo misioneros para Japón y China que supiesen la lengua y la cultura[i].
Los jesuitas que viajaron a Oriente a finales del siglo XVI tenían muy claro que el aprendizaje de la lengua y sumergirse en la cultura era esencial para poder predicar la buena noticia de Jesús. Tal vez fueron Michele Ruggieri y Matteo Ricci los más radicales en susplanteamientos. Pero Ruggieri era más proclive a inculturarse en los medios budistas mientras Ricci pensaba que las doctrinas del confucianismo eran más cercanas a la fe cristiana. Esto se revela en los Catecismos publicados por cada uno de ellos.

1. La inculturación de la fe en las culturas y promoción de la justicia
En 1978, el entonces Padre General de la Compañía, Pedro Arrupe, remitióa los jesuitas del mundo un documento muy clarificador: Sobre la Inculturación[ii]. En la carta de presentación del documento, Arrupe exponía a toda la Compañía los motivos de este material: la Congregación General XXXII confió al P. General “la evolución ulterior y una más amplia promoción de la obra de la inculturación en toda la Compañía” (Decreto 5, número 2). Entendiendo la cultura en elsentido en que lo hacen la Constitución Apostólica Gaudium et Spes (número 53) del Vaticano II, y seguidamente de la Exhortación Apostólica Evangelio Nuntiandi (número 20) y el Sínodo de Obispos de 1977 en su mensaje final (número 5), el problema de la inculturación se plantea a tan enorme escala, en situaciones tan dispares y con tan profundas y variadas repercusiones, que no es fácil descubrirlíneas concretas de conducta universalmente valederas. Por eso, Arrupe remite este documento de trabajo a los jesuitas de todo el mundo en el que invita a una reflexión activa que lleve a cambios profundos en las actitudes. Tal vez, en estos últimos años, esta carta ha sido arrinconada. Sin embargo, la situación global de injusticia y conflictos de culturas invita a recuperar su espíritu.
Entreotras cosas, Arrupe define de esta manera la inculturación:
“La inculturación es la encarnación de la vida y mensaje cristianos en un área cultural concreta, de tal manera que esa experiencia no sólo llegue a expresarse con los elementos propios de la cultura en cuestión (lo que no sería más que una superficial adaptación), sino que se convierta en el principio inspirador, normativo yunificador que transforme y re-cree esa cultura, originando así “una nueva creación” (...) “entendemos por inculturación el esfuerzo que hace la Iglesia por presentar el mensaje y valores del Evangelio encarnados en formas y términos propios de cada cultura, de modo que la fe y la vivencia cristiana de cada Iglesia local se inserte, del modo más íntimo y profundo posible, en el propio marco cultural”.La celebración de los 400 años de la muerte del jesuita Matteo Ricci es una ocasión para volver a su persona y, sobre todo, al testimonio de su obra.

2. El año de Matteo Ricci (2009-2010)
Desde mayo de 2009 hasta estos días, los jesuitas han celebrado el “Año de Matteo Ricci”. Se inició el 6 de mayo de 2009 con una carta del Papa Benedicto XVI[iii] al Obispo de Macerata, ClaudioGiuliodori, en la que el Papa subraya "la profunda fe y el extraordinario talento cultural y científico" que durante largos años alimentaron los esfuerzos de Ricci para establecer un diálogo entre Occidente y Oriente, al mismo tiempo que se empeñaba en una profunda inculturación del Evangelio en la vida y cultura del gran pueblo chino.

La necesaria y olvidada inculturación
Este texto de...
tracking img