Medianoche

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 347 (86741 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 15 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Claudia Gray

Medianoche

Índice

Argumento 4
Capítulo 1 5
Capítulo 2 16
Capítulo 3 32
Capítulo 4 48
Capítulo 5 60
Capítulo 6 71
Capítulo 7 83
Capítulo 8 98
Capítulo 9 109
Capítulo 10 127
Capítulo 11 135
Capítulo12 146
Capítulo 13 151
Capítulo 14 156
Capítulo 15 170
Capítulo 16 181
Capítulo 17 194
Capítulo 18 204
Capítulo 19 212

[pic]

Argumento

Un internado donde nada es lo que parece.

Dos jóvenes atraídos por una fuerza magnética.

Un secretooscuro y peligroso.

Y una única certeza:

Entregarse al amor es jugar con fuego…

[pic]

Capítulo 1

E

ra el primer día de clase, es decir, la última oportunidad de escapar.

No tenía una mochila con un equipo de supervivencia, ni un monedero abultado con que comprarme un billete de avión a donde fuera, ni un amigo esperándome en la calle en un coche conel motor en marcha. Resumiendo: carecía de lo que la mayoría de la gente en su sano juicio llamaría «un plan».

Sin embargo, daba igual, no pensaba quedarme en la Academia Medianoche por nada del mundo.

La luz mortecina del amanecer apuntaba en el horizonte mientras yo intentaba enfundarme unos vaqueros y sacaba un grueso jersey negro. A esas horas de la mañana y a la altura a la que nosencontrábamos, hacía frío incluso en septiembre. Me recogí el pelo en un moño hecho a toda prisa y me calcé unas botas de montaña. A pesar de lo importante que era no hacer ruido, no debía preocuparme porque mis padres se despertaran. No eran precisamente madrugadores, por así decirlo. Caían muertos en la cama hasta que sonaba el despertador y para eso todavía quedaban un par de horas.

Loque me proporcionaba una buena ventaja.

Al otro lado de la ventana de mi dormitorio, la gárgola de piedra me aguijoneaba con la mirada mientras me sonreía con una mueca flanqueada por unos colmillos prominentes. Cogí la chaqueta vaquera y le saqué la lengua.

—Igual te gusta estar colgada ahí fuera, en el Baluarte de los Malditos —murmuré—. Pues que te aproveche.

Hice la cama antes deirme. Normalmente tienen que estar encima de mí para que la haga, pero esta vez no tuvieron ni que decírmelo. Ya tendrían bastante con el ataque que iba a darles después y pensé que estirando la colcha me reconciliaría un poquito con ellos. Aunque lo más probable era que no compartieran este punto de vista, lo hice de todos modos. Estaba ahuecando las almohadas cuando, de repente, recordé algoextraño con tanta viveza como si todavía no hubiera despertado, algo que había soñado esa misma noche:

Una flor de color sangre.

El viento aullaba entre los árboles que me envolvían, azotando las ramas en todas direcciones. En lo alto, el cielo se encapotaba de nubes tormentosas. Me aparté el pelo, que me castigaba la cara. Solo quería mirar la flor.

Los pétalos, perlados de lluvia,eran de un rojo vivido, lánguidos y afilados, como los de algunas orquídeas tropicales. Sin embargo, la flor estaba lozana y completamente abierta, prendida de la rama, como una rosa. Era lo más exótico y fascinante que había visto nunca. Tenía que ser mía.

¿Por qué me hizo estremecer ese recuerdo? Solo era un sueño. Respiré hondo y me concentré. Era hora de partir.

Tenía la bolsapreparada; la había llenado la noche anterior con apenas cuatro cosas: un libro, unas gafas de sol y unos cuantos billetes por si al final tenía que ir hasta Riverton, lo más cercano a la civilización que había por la zona. Eso me mantendría ocupada todo el día.

A ver, no estaba escapándome de casa, al menos no en serio, como cuando rompes con todo y asumes una identidad nueva y, no sé, te unes a...
tracking img