Meditacion segunda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1062 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
MEDITACION SEGUNDA
“La meditación segunda” retoma el problema del conocimiento y la ampliación de la duda que había iniciado en la Meditación Primera. Prácticamente todo conocimiento puede estar sujeto a la duda. Pero, como Arquímedes que buscaba un punto de apoyo para mover el mundo, Descartes necesita un conocimiento seguro indubitable para poder fundamentar su sistema.
La analogía busca larelación entre Arquímedes que pide un punto fijo en donde colocar la palanca y así mover la tierra de su lugar con Descartes que busca un cimiento fuerte y seguro que le permite construir el edificio del conocimiento. Descartes va a encontrar ese cimiento en la verdad necesaria de la proposición “yo soy, yo existo…cuantas veces la pronuncio o la concibo en mi espíritu”. Y es tan indubitable esaproposición que ni siquiera el “genio maligno” será capaz de engañarlo en esa convicción de su propia existencia. En la expresión “genio maligno” , es una especie de espíritu que se inventa Descartes para poder extender la duda a ámbitos insospechados, equivale a suponer esto: tal vez mi entendimiento es de la naturaleza que se equivoca necesariamente y siempre cuando piensa captar la verdad.
ParaDescartes la certeza de su existencia no es una verdad que él ha deducido a partir de algunas premisas, como responde en la segunda objeción de sus Meditaciones. Parecería que la verdad de que “yo soy, yo existo” dependería de la premisa “Las cosas pensantes existen” que no está incluida en el argumento. Sin embargo, Descartes aclara que no es deducción sino su propia existencia es reconocida porel acto inmediato de la intuición mental. En sus Reglas para la dirección del espíritu Descartes aclara el concepto de intuición:
“Entiendo por intuición, no la creencia en el variable testimonio de los sentidos o en los juicios engañosos de la imaginación -mala reguladora-sino la concepción de un espíritu sano y atento, tan distinta y tan fácil que ninguna duda quede sobre lo conocido; o lo quees lo mismo, la concepción firme que nace en un espíritu sano y atento, por las luces naturales de la razón.”
Así, la premisa que había mencionado anteriormente “las cosas pensantes existen” no es supuesta, sino es generalizada a partir de la intuición simple de nuestra propia existencia al pensar.
Esta noción de intuición es central en su pensamiento porque la intuición proporciona una claridady distinción perfectas.
Estas dos características (claridad y distinción) son indispensables para lograr la verdad. En las Reglas entiende estas características de la siguiente manera: “Clara es aquella idea que está presente y es manifiesta para la gente que la considera atentamente y distinta es la que, siendo clara, de tal manera está separada y delimitada de todas las demás que sólo poseelo que es claro”.

¿Qué es la verdad? ,
Cuando decimos que alguien dice la verdad, decimos dos cosas:
• Las palabras que él dice se ajustan a lo que él piensa, expresan con exactitud las ideas que están en su mente.
• Lo que él piensa se ajusta a la realidad de la que él ha pensado; la o las ideas en su mente son conformes con la cosa.
La primera se opone a la mentira: quien no ajusta suspalabras a su pensamiento, miente. La segunda se opone al error: quien no logra ajustar su pensamiento a la realidad, se equivoca.
Esta segunda parte es la interesante. ¿Somos los seres humanos capaces de conocer la verdad? ¿Puede nuestra inteligencia conformarse con el ser que cree entender?
La gran mayoría de los seres humanos tal vez sin hacerse la pregunta, ha tenido por evidente que somoscapaces de conocer la realidad, que nos conocemos a nosotros mismos, que conocemos a los otros seres humanos que nos rodean, que conocemos las cosas con las que nos encontramos en la vida. Es una certeza de sentido común. Sin esa certeza no sembraríamos esperando la cosecha, no tomaríamos un vehículo para llegar a tal parte, no nos resguardaríamos bajo techo a la hora de la tormenta, ni siquiera...
tracking img