Memoria de una gran amiga

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (997 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Pablo Fernández Pizano.
Memoria de una gran amiga
Jamás habría imaginado que la muerte permearía entre mi familia, por lo menos, no tan rápido en mi vida. Nunca imaginé el dolor enfermizo quegeneraría la muerte de una persona tan cercana a mí. Pocas veces me detuve en el pasado y le dije a esa persona lo mucho que la amaba. Eso es lo que más me duele; que mi prima se haya ido de este mundo sinsaber lo importante que era ella para mí. Más que melancolía, siento una terrible decepción en mi alma, por no haberte expresado tantas cosas que te hubiera podido decir, por ser un cobarde. Aúnreprocho esa lamentable actitud.
En mi línea de vida se perforó una grieta, representada por la ida de Juliana. Mi vida desde entonces se partió en dos, y no es para menos, pues el acecho de la muerte,y al fin la partida, son momentos intensamente dolorosos. Semejante al relato de Héctor Abad Faciolince, que manifiesta: “la muerte de Marta, partió en dos la historia de mi casa”.
“Nuestra felicidadestá siempre en un equilibrio peligroso, inestable, a punto de resbalar por un precipicio de desolación”. ¡Y qué gran sabio Héctor Abad! Pues eso fue justamente lo que pasó el día que me enteré quemi “Juli” había sido diagnosticada con un cáncer letal, fulminante. Ni siquiera su corta vida le perdonó las ansias de vivir. Los “años felices” (como también se denomina en “EL Olvido Que Seremos” aaquellos años de inmensa felicidad) habían quedado en el recuerdo, o tal vez en el olvido. No obstante: “la memoria es un espejo opaco y vuelto añicos, o, mejor dicho, está hecha de intemporalesconchas de recuerdos desperdigados sobre una playa de olvidos”. Aún conservo algunas deformadas conchitas de recuerdos, pero cada día que despierto, la playa de olvidos pareciera magnificarse hasta unlejano horizonte.
Claro que me basta el recuerdo de su apariencia hermosa y su personalidad angelical. Tengo que confesar que dentro de mí hay una amargura repulsiva, pues mis más nítidas memorias son...
tracking img