Memorias de adriano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3917 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Memorias de Adriano. Marguerite Yourcenar.

Animula vagula, blandula,
Hospes comesque corporis,
Quae nunc abibis in loca
Pallidula, rigida, nudula,
Nec, ut solis, dabis iocos...
P. AELIUS HADRIANUS, Imp.

ANIMULA VAGULA BLANDULA

.Es difícil seguir siendo emperador ante un médico, y también es difícil guardar la calidad de hombre.LA ENFERMEDAD
. Esta mañana pensé por primera vez que mi cuerpo, ese compañero fiel, ese amigo más seguro y mejor conocido que mi alma, no es más que un monstruo solapado que acabará por devorar a su amo.

. Aún no estoy tan débil como para ceder a las imaginaciones del miedo, casi tan absurdas como las de la esperanza, y sin duda mucho más penosas. De engañarme,preferiría el camino de la confianza; no perdería más por ello, y sufriría menos.

. Pero de todos modos he llegado a la edad en que la vida, para cualquier hombre, es una derrota aceptada.

EL PLACER
. Comer un fruto significa hacer entrar en nuestro Ser un hermoso objeto viviente, extraño, nutrido y favorecido como nosotros por la tierra;significar consumar un sacrificio en el cual optamos por nosotros frente a las cosas.

. El vino nos inicia en los misterios volcánicos del suelo, en las ocultas riquezas minerales; una copa de Samos bebida a mediodía, a pleno sol, o bien absorbida una noche de invierno, en un estado de fatiga que permite sentir en lo hondo del diafragma su cálido vertimiento, su segura y ardiente dispersión ennuestras arterias, es una sensación casi sagrada, a veces demasiado intensa para una cabeza humana, no he vuelto a encontrarla al salir de las bodegas de Roma, y la pedantería de los grandes catadores de vinos me impacienta.

. El agua bebida en el hueco de la mano o de la misma fuente, hace fluir en nosotros la sal secreta de la tierra y la lluvia del cielo.

ELAMOR
. Creeré en esa asimilación del amor a los goces puramente físicos (suponiendo que existan como tales) el día en que haya visto a un gastrónomo llorar de deleite ante su plato favorito, como un amante sobre un hombro juvenil. De todos nuestros juegos, es el único que amenaza trastornar el alma, y el único donde el jugador se abandona por fuerza al delirio del cuerpo.

. La abstinencia oel exceso comprometen al hombre solo.

. El juego misterioso que va del amor a un cuerpo al amor de una persona me ha parecido lo bastante bello como para consagrarle parte de mi vida.

. Reconozco que la razón se confunde frente al prodigio del amor, frente a esa extraña obsesión por la cual la carne, que tan poco nos preocupa cuando compone nuestro cuerpo, y que sólo nos mueve a lavarla, aalimentarla y, llegado el caso, a evitar que sufra, puede llegar a inspirarnos un deseo tan apasionado de caricias, simplemente porque está animada por una individualidad diferente de la nuestra y porque presenta ciertos lineamientos de belleza sobre los cuales, por lo demás, los mejores jueces no se han puesto de acuerdo.

. La tradición popular siempre vio en el amor una forma de iniciación,uno de los puntos de contacto de lo secreto y lo sagrado.

. En el caso de la mayoría de los seres, los contactos más ligeros y superficiales bastan para contentar nuestro deseo, y aún para hartarlo. Si insisten, multiplicándose en torno a una criatura única hasta envolverla por entero; si cada parcela de un cuerpo se llena para nosotros de tantas significaciones trastornadoras como los rasgosde un rostro; si un solo ser, en vez de inspirarnos irritación, placer o hastío, nos hostiga como una música y nos atormenta como un problema; si pasa de la periferia de nuestro universo a su centro, llegando a sernos más indispensable que nuestro propio ser, entonces tiene lugar el asombroso prodigio en el que veo, más que un simple juego de la carne, una invasión de la carne por el espíritu....
tracking img