Memorias de adriano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4228 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
SAECVLVM AVREVM

Después de relatarle a Marco Aurelio y, de cierto modo, igualmente a nosotros tantas reflexiones y experiencias llego a un momento trascendente y atesorado por Adriano en todo sentido; aquel se suscito en un singular verano que Paso en el Asia Menor con Osroes, deteniéndose en Bitinia para vigilar personalmente la tala de los bosques del Estado. En Nicomedia , se instalo encasa del procurador de la provincia, Cneio Pompeyo Próculo, quien honrando a su invitado organizó reuniones literarias realizadas por pequeños grupos de estudiantes y aficionados a la literatura, quienes se reunían en los jardines, al borde de una fuente consagrada a Pan; fue aquella noche y en aquel el lugar donde se percato por primera vez de la existencia de un ser tan perfecto dotado de unabelleza que lo hacía destacable pero por alguna razón se encontraba algo apartado, era un muchacho, uno que escuchaba las difíciles estrofas con una atención a la vez ausente y pensativa, describe minuciosamente como sentado al borde de la taza de la fuente, mojaba los dedos en la bella superficie lisa de tal fuente inmediatamente nos demuestra su interés por el haciéndolo que se quedaracuando se habían marchado los demás; en ese primer tiempo a solos se percato de que era poco instruido, lleno de ignorancias, reflexivo y crédulo y aun así logro que le hablara de su ciudad natal, Claudiópolis; igualmente que hablara de su casa familiar, al borde de los grandes bosques de pinos que proporcionan los mástiles de nuestros navíos, del templo de Atis situado en la colina, cuyasestridentes músicas amaba, de los hermosos caballos de su país y de sus extraños dioses; Adriano escuchaba atentamente aquella voz algo velada tímida y sutil , que pronunciaba el griego con acento asiático pero que de pronto sabiéndose escuchado o quizás contemplado por el emperador, se turbó enrojeciendo, y recayó en uno de esos obstinados silencios a los que acabo por acostumbrarse a ellos, así habría denacer una intimidad perteneciente a su mundo y a nadie más ; a partir de entonces le acompañó en todos los viajes, y comenzaron algunos años fabulosos para ambos.
Mientras más conocía a Antínoo mas sentía por él una gran admiración , su encanto le hacía apreciarlo cada día con más pasión y además poseía una destacada y aguda inteligencia y era un gran cazador y atleta; y para esto Adriano era unhombre sensible hacia el arte y la cultura por lo que seguramente se encontró complacido y deslumbrado con la aparición de Antínoo que encarnaba en un joven la belleza de estatuas perfectas, era como si hubiera encontrado una obra de arte viviente; otra de las aficiones de Adriano era la caza que casualmente coincidía con Antínoo, con eso y las conversaciones inteligentes de las que gozaba tantoAdriano y las que Antínoo podía mantener, contenía todos los elementos que podía desear que conformaran a esa persona de compañía que tanto anhelaba y buscaba ; de ahí el surgimiento del amor.
Adriano siempre se percataba de su presencia que era extraordinariamente silenciosa; le seguía en la vida como un animal o como un genio familiar; de un cachorro tenía la infinita capacidad para laalegría y la indolencia, así como el salvajismo y la confianza, aquel hermoso lebrel ávido de caricias y de órdenes se tendió sobre su vida misma; el admiraba esa indiferencia casi altanera para todo lo que no fuese su delicia o su culto; en él reemplazaba al desinterés, a la escrupulosidad, a todas las virtudes estudiadas y austeras, se maravillaba de su dura suavidad, de esa sombría abnegación quecomprometía su entero ser. Solo una vez se sintió amado completamente tan incondicional y sagradamente amado expresándolo de esta manera “Sólo una vez he sido amo absoluto; y lo fui de un solo ser”; tal ser era su querido Antínoo.
Las palabras con las que lo describe el cuerpo de su amante eran las de un hombre completamente conquistado; describía aquel cuerpo delicado que se modificaba...
tracking img