Memorias

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (295 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Willy Rovenza

Era un hombre bajo, de pelo blanco y lacio. Sus facciones eran suaves, sin embargo podían distinguirse en su rostro algunas líneas muy marcadas, donde elpaso del tiempo y los sinsabores de la vida dejaban su testimonio
Su vestimenta se limitaba a pantalones viejos con cintura de elástico y chombas descoloridas que marcabanaún más su panza voluminosa.
Sus manos eran pequeñas, de dedos cortos y uñas pequeñas y cuadradas que sobresalían pidiendo a gritos por un alicate.
Calzaba generalmenteun par de mocasines marrones, lo que terminaba de completar una apariencia ordinaria, aunque respetable.
El Señor Rovenza, Don Willy para los íntimos, tenía unsupermercado en las cercanías de Puente Saavedra.
Era un mercado de barrio, ese que te saca de apuros cuando tenés alguna urgencia, pero donde nunca harías las compras del mes.
DonWilly tenía la mirada pérdida y triste, como extraviada, quién sabe en que recuerdos.
Las veces que hablé con él, que no fueron muchas, alardeaba de su pasado de grancomerciante. Contaba que había sido dueño de una fábrica de pulloveres en Mar del Plata y que se había fundido en 2001 por culpa de la crisis del país.
Solo en estos momentos,cuando hablaba de su vida de gran mandamás, sus ojos parecían iluminarse y recuperar algo de vida.
Cierto día, salí apurada a comprar manteca para el puré de la cena, ynoté que el mercado de Rovenza ya no estaba. Había un cartel de “ALQUILADO”, que cruzaba de lado a lado el frente del local.
Pregunté algo inquieta por Don Willy, comopresintiendo un fin trágico y algo macabro, pero no … me dijeron que se volvió a Mar del Plata, buscando recuperar su pasado, y porque no, digo yo, construirse otro futuro.
tracking img