Mentiras que las mujeres creen…. acerca de las prioridades

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3474 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ya vimos las tres áreas que en mi opinión son el blanco predilecto del engaño: Nuestras creencias acerca de Dios, de nosotras mismas y del pecado. Estas determinan en gran medida nuestras creencias acerca de todo lo demás. Si fuimos engañadas en esas áreas es más probable que lo seamos en otras.
En lo capítulos siguientes estudiaremos diversos aspectos de la vida práctica en los que mucha mujerescristianas han sido engañadas, y comenzaremos con el tema de las prioridades. Hace algunos años leí un cartel en un almacén de ropa fina que revela en cierto modo el fruto del engaño:
* Soy mujer.
* Soy invencible.
* Estoy cansada.
El texto, basado en una canción de la década de los años 70’s compuesta por la ganadora de un premio Grammy Helen Reddy, tenía la intención de suscitar unasonrisa. No obstante, también ilustra un poco las luchas de la mujer para encarar el sinnúmero de exigencias y responsabilidades propias de cada etapa de su vida.
La mayoría de las mujeres que conozco no se sienten invencibles. Por el contrario, muchas pelean con sentimientos de incapacidad e inseguridad. La mayoría se sienten cansadas. Con frecuencia se consideran incapaces de manejar las múltiplesfacetas de su vida y de equilibrar sus diversas responsabilidades. Estas frustraciones se avivan con las numerosas mentiras que Satanás ha sembrado en nuestra mentalidad individual y colectiva. Mentiras como…
* NO TENGO TIEMPO PARA CUMPLIR CON TODAS MIS OBLIGACIONES
Descubrimos que esta fue la principal mentira que las mujeres reconocieron, entre las que aconsejamos. El setenta por ciento delas mujeres admitió haberla creído. No me sorprendió el resultado.
Después de todo, si le preguntamos hoy a una mujer “¿Cómo estás?”, es probable que su respuesta sea un suspiro o un gemido de expresiones como:
* “¡Estoy demasiada ocupada!”
* “¡Han pasado tantas cosas en nuestra familia!”
* “¡No puedo cumplir con tantos quehaceres!”
* “¡Estoy agotada!”

Con mucha frecuencia descubro quelas mujeres (incluso las mujeres cristianas) se sienten por abrumadas por todo lo que tienen que hacer y el poco tiempo disponible para hacerlo. Como resultado, muchas mujeres llevan una vida sofocante, agotadora y desalentadora.

Hace algunos años leí que la mujer promedio en la actualidad cuenta con artefactos y equipos para ahorrar tiempo que equivalen a cincuenta sirvientes de tiempocompleto. Es posible que la ilustración no sea tan exacta, pero es cierto que contamos con muchas comodidades que las mujeres de las generaciones pasadas jamás soñaron tener. Imagínate remontarnos a la época en la que o había lavadoras de loza, hornos microondas, lavadoras, secadoras ni automóviles. O la época en la que se desconocían la electricidad o las tuberías. Recuerdo que siendo niña asistí a unaexposición en la feria mundial que intentaba vislumbrar el “estilo de vida del futuro”. Artefactos electrónicos de alta tecnología realizaban todo tipo de tareas domésticas permitiéndole así a las personas tomar un descanso o invertir su tiempo en cosas más “importantes”. Bueno, ya estamos en el futuro. Contamos con aparatos que ni la mente más imaginativa hubiera soñado en los tiempos de mi niñez.Entonces, ¿Por qué nuestra vida se hunde como nunca en el afán y la ansiedad? ¿Por qué es tan estresante?
Lo cierto es que en realidad disponemos del mismo tiempo que cualquier ser humano haya tenido en cualquier época. Nadie, sin importar su posición o sus responsabilidades, ha tenido más de 24 horas al día, 168 horas en una semana y 52 semanas en un año.
De hecho, el mismo señor Jesús solovivió unos pocos años en la tierra para cumplir con todo el plan de redención. ¡Ni hablar de semejante responsabilidad! Con todo, al final de su vida, Jesús pudo levantar sus ojos al Padre y decir: “yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese” (Jn. 17:4, cursivas añadidas).
¿Como pudo Jesús acabar la obra de su vida en tan poco tiempo? Jesús mismo nos da la clave,...
tracking img