Meritos de la vida

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 462 (115434 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LIBER VITAE MERITORUM 

LIBRO DE LOS MÉRITOS DE LA VIDA

INCIPIT LIBER VITE MERITORUM PER SIMPLICEM HOMINEM A VIVIENTE LUCE REVELATORUM
COMIENZA EL LIBRO DE LOS MÉRITOS DE LA VIDA REVELADOS POR LA LUZ VIVIENTE A TRAVÉS DE UNA SIMPLE MORTAL
Esto me pasó a mí, una simple mortal, el noveno año después que la aparición verdadera me manifestara revelaciones auténticas por las que padecí durantediez años. Me pasaba desde el primer año, desde que esa aparición se me manifestara para explicarme las cualidades de las diversas naturalezas de las cosas creadas, y respuestas y consejos para muchas personas tanto de rango distinguido como inferior, y la sinfonía armónica de las revelaciones celestes, y escritos e incluso una lengua desconocida (*) con algunas otras explicaciones. En ese tiempo,después de las dichas visiones, me quedaba luego una debilidad intensa y una molesta y grave pesadez del cuerpo. Y así durante ocho años. Cuando cumplí los sesenta tuve una poderosa y admirable visión por la que también padecí durante un quinquenio. Así pues, el año en que cumplí los sesenta y uno, que es el 1158 de la Encarnación del Señor, reinando Federico como Emperador de Romanos, pordesgracia para la Sede Apostólica, oí una voz del Cielo que me decía: “Tú, a quien desde la infancia se ha dado el don de la revelación verdadera, no corporal sino espiritual, por el Espíritu del Señor, transmite las cosas que ahora ves y oyes. Verdad es que al principio de tus visiones se te manifestaron algunas cosas a modo de leche espiritual, pues unas se te desvelaron como alimento suave y ligero,pero luego otras te fueron manifestadas como alimento sólido y perfecto. Ahora habla, no desde ti sino desde Mí, y escribe desde Mí y no desde ti”.
Y al igual que me había sucedido en visiones anteriores, siendo testigos aquel hombre y la niña que me asistía (*), yo hubiera deseado ocultarme y que nadie me hallara, pero me puse a escribir. Y de nuevo oí la voz del cielo que me hablaba y meinstruía
(*) Alude a algunas de sus obras, 
(**) Se refiere al monje Volmar, secretario y copista, y otra monja, quizás Richardis von Stade, quienes la ayudaron a escribir el Scivias y el Libro de las Obras Divinas, y a quienes también cita en los Prólogos de dichas obras.
PRIMERA PARTE

EL HOMBRE MIRA AL ESTE Y AL SUR
CAPÍTULOS

Visión
LaPrimeraImagen
I.-PalabrasdelAmorMundano
II.- Respuestadel Amor Divino 
La Segunda Imagen 
III.- Palabras de Petulancia 
IV.- Respuesta de Disciplina 
La Tercera Imagen
V.- Palabras de la Diversión Vana
VI.- Respuesta de la Modestia
La Cuarta Imagen
VII.- Palabras de la Dureza de Corazón
VIII.- Respuesta de la Misericordia
La Quinta Imagen
IX.- Palabras de la Pereza 
X.- La respuesta de la Victoria Divina
La Sexta Imagen
XI.- Palabras dela Cólera
XII.- Respuesta de la Paciencia
La Séptima Imagen
XIII.- Palabras de la Necia Alegría
XIV.- Respuesta del Deseo de Dios
XV.- Palabras de la Espada
XVI.- Los infieles no son conocidos y las obras de Dios permanecen vigentes 
XVII.- Palabras de Ezequiel
XVIII.- El hombre no puede calcular quienes habitarán en las moradas celestiales y quienes, seducidos, habitarán con el diablo, XIX.- Hay muchos secretos en Dios, que no revela a nadie.
XX.- Por qué se puede llamar Hombre a Dios 
XXI.- Palabras del profeta Isaías
XXII.- Dios luchará otra vez con el antiguo enemigo, como hizo en el Cielo, y lo destruirá completamente. 
XXIII.- El hombre puede hablar de lo que hay entre su nacimiento y su muerte, pero ignora lo qué hubo antes o lo que habrá después de él. 
XXIV.- SoloDios sabe lo qué hubo antes del principio del mundo
XXV.- Por qué la Eternidad es fuego, y éste fuego es Dios, y es fuego eficaz 
XXVI.- Palabras del profeta Isaías
XXVII.- Desde el origen de las criaturas hasta Cristo se han manifestado algunos milagros, pero otros han quedado oscuros. 
XXVIII.- La ley antigua era sonido del Verbo, pero no el Verbo. 
XXIX.- Como el cuerpo se sustenta en...
tracking img