Metodo de descartes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 87 (21682 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 29 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
René Descartes
DISCURSO DEL METODO
Weblioteca del Pensamiento
www.weblioteca.com.ar
WEBLIOTECA DEL PENSAMIENTO
www.weblioteca.com.ar
2

DISCURSO DEL METODO

Para bien dirigir la razón y buscar la verdad en las ciencias

Si este discurso parece demasiado largo para leído de una vez, puede dividirse en seis partes:
en la primera se hallarán diferentes consideraciones acerca de lasciencias; en la segunda, las reglas
principales del método que el autor ha buscado; en la tercera, algunas otras de moral que ha podido
sacar de aquel método; en la cuarta, las razones con que prueba la existencia de Dios y del alma
humana, que son los fundamentos de su metafísica; en la quinta, el orden de las cuestiones de
física, que ha investigado y, en particular, la explicación delmovimiento del corazón y de algunas
otras dificultades que atañen a la medicina, y también la diferencia que hay entre nuestra alma y la
de los animales; y en la última, las cosas que cree necesarias para llegar, en la investigación de la
naturaleza, más allá de donde él ha llegado, y las razones que le han impulsado a escribir. 1
1 Este Discurso se imprimió en Leyda, por vez primera, en el año 1637.Iba seguido de tres ensayos científicos: la
Dióptrica, los Meteoros y la Geometría.
DISCURSO DEL METODO
René Descartes
3
PRIMERA PARTE
El buen sentido es lo que mejor repartido está entre todo el mundo, pues cada cual piensa que
posee tan buena provisión de él, que aun los más descontentadizos respecto a cualquier otra cosa,
no suelen apetecer más del que ya tienen. En lo cual no esverosímil que todos se engañen, sino que
más bien esto demuestra que la facultad de juzgar y distinguir lo verdadero de lo falso, que es
propiamente lo que llamamos buen sentido o razón, es naturalmente igual en todos los hombres; y,
por lo tanto, que la diversidad de nuestras opiniones no proviene de que unos sean más razonables
que otros, sino tan sólo de que dirigimos nuestros pensamientos porderroteros diferentes y no
consideramos las mismas cosas. No basta, en efecto, tener el ingenio bueno; lo principal es
aplicarlo bien. Las almas más grandes son capaces de los mayores vicios, como de las mayores
virtudes; y los que andan muy despacio pueden llegar mucho más lejos, si van siempre por el
camino recto, que los que corren, pero se apartan de él.
Por mi parte, nunca he presumido deposeer un ingenio más perfecto que los ingenios
comunes; hasta he deseado muchas veces tener el pensamiento tan rápido, o la imaginación tan
clara y distinta, o la memoria tan amplia y presente como algunos otros. Y no sé de otras cualidades
sino ésas, que contribuyan a la perfección del ingenio; pues en lo que toca a la razón o al sentido,
siendo, como es, la única cosa que nos hace hombres ynos distingue de los animales, quiero creer
que está entera en cada uno de nosotros y seguir en esto la común opinión de los filósofos, que
dicen que el más o el menos es sólo de los accidentes, mas no de las formas o naturalezas de los
individuos de una misma especie.
Pero, sin temor, puedo decir, que creo que fue una gran ventura para mí el haberme metido
desde joven por ciertos caminos, queme han llevado a ciertas consideraciones y máximas, con las
que he formado un método, en el cual paréceme que tengo un medio para aumentar gradualmente
mi conocimiento y elevarlo poco a poco hasta el punto más alto a que la mediocridad de mi ingenio
y la brevedad de mi vida puedan permitirle llegar. Pues tales frutos he recogido ya de ese método,
que, aun cuando, en el juicio que sobre mímismo hago, procuro siempre inclinarme del lado de la
desconfianza mejor que del de la presunción, y aunque, al mirar con ánimo filosófico las distintas
acciones y empresas de los hombres, no hallo casi ninguna que no me parezca vana e inútil, sin
embargo no deja de producir en mí una extremada satisfacción el progreso que pienso haber
realizado ya en la investigación de la verdad, y concibo...
tracking img