Metodos de enseñanza

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1786 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA, 1859-1889
Lo que nos menciona en la lectura son los distintos periodos que se presentan respecto a la enseñanza de la historia y de aquellos factores que favorecen el desarrollo del nacionalismo Y es trasmisora de ideologías, valores y actitudes. Es por eso que en la actualidad el estudio de la historia lleva a la exaltación del patriotismo.
En esta etapa de lahistoria fue una época de cambios drásticos en el país que se encontraba en disputa por dos grupos fuertes que ala vez se trataba de dos nacionalismos frente a frente: el conservador, con toda su nostalgia hispánica, su pesimismo y su antiyanquismo obsesivo y el liberal, antiespañol, antiyanqui, antifrancés, durante algún tiempo, y con una medida de nostalgia indigenista, pesimista y defensiva.
Elprimer triunfo de los liberales con la revolución de Ayutla significó, por ejemplo, la consagración "oficial" de los insurgentes y la apertura del camino hacia la glorificación del pasado indígena y la negación de la conquista. Hidalgo era ya sin disputa el Padre de la Patria.
Con el triunfo de las armas nacionales en contra los franceses dirigidas por los liberales, la República se constituíaen característica inseparable de la imagen de México. Para entonces, los héroes eran todos nacionales para los liberales: Hidalgo, Morelos y Juárez. Cuitláhuac y Cuauhtémoc. En esa misma década Cortés, hasta entonces tratado en los textos con naturalidad como conquistador de México, era rechazado por dos de los grandes autores de libros de texto: Pérez Verdía y Guillermo Prieto. Altamirano, en uncomentario al libro de Pérez Verdía, sintetizaba el rechazo absoluto.

Los dos partidos estaban conscientes de la importancia que la escuela podía tener en la transmisión de las ideas. Así, si el decreto de 1857 hacía obligatoria la historia patria sólo en el nivel normal, una vez terminada la guerra civil ocasionada por la testarudez de los conservadores, los liberales convencidos de lanecesidad de implantar enseñanzas que formaran ciudadanos leales imponían instrucción cívica e historia patria en el nivel elemental. Ya el 7 de mayo de 1859 Juárez había hecho un llamado en un manifiesto en que urgía la publicación de manuales sencillos y claros sobre los derechos y obligaciones del hombre en la sociedad
La ley de instrucción de 1861 daba al paso inmediato que mencionábamos antes hacerobligatoria la lectura de las leyes fundamentales del país en la primaria elemental; la constitución y la enseñanza de la historia patria en la elemental perfecta.
Esto no lo consideraban suficiente ni Justo Sierra, ni José Maria El primero, en un articulo publicado en 1874 en La Tribuna, protestaba porque no había todavía una cátedra de historia y en 1887.
La existencia de dos interpretacionesde la historia de México, contradictoria y polémica. Una, "la escuela española, admiradora entusiasta de la nación que conquisto y dominó en nuestro país"; la otra, la mexicana, que examina los hechos bajo una luz muy distinta, haciendo recaer la condenación y el anatema sobre los hombres que por medio del hierro y el fuego obligaron al Nuevo Mundo a entrar en el regazo de la civilizacióncristiana Por ello hacía un llamado urgente para que la educación literaria tomara "un carácter de acendrado y profundo mexicanismo.
Se establece en la Escuela Nacional Preparatoria una clase especial de Historia del país, quedando consagrada la que existe actualmente de Historia General y del país, a la primera materia exclusivamente. Estas clases serán obligatorias, para todos los alumnos la deHistoria Nacional, Muchos autores discutían la formación que debería dejar la historia y cada uno tenia su propia forma de pensar pero una de las mas aceptadas fue Guillermo Prieto le concedía igualmente un lugar importante a la verdad y consideraba que era deber de cualquier maestro relatar sólo "hechos probados y de ningún modo sujetos a duda" El pedagogo Carlos A. Carrillo también creía en el poder...
tracking img