Mexico en una nuez

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (430 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
mexico en una nuezAlfonso Reyes fue un brillante ensayista, pero también un excelente poeta; en realidad comenzó escribiendo poemas y fue una actividad que nunca abandonó: los autores españoles delsiglo de oro y la poesía francesa fueron una constante a lo largo de su vida. Dice Felipe Garrido que “en una carta que Reyes dirigió a Rubén Darío, le cuenta que por mucho tiempo ha escrito poesíapero que aún así siente más madura su prosa de ensayista que su verso de poeta”. Son muchos sus poemas destacados, pero dos sobresalen del resto “Oración del 9 de febrero”, que fue escrito con laintensidad y la rabia que provocó en él el asesinato de su padre; e "Ifigenia cruel", texto escrito al modo del teatro clásico donde reflexiona sobre la identidad y el pasado.

Evodio Escalante sostiene:“Un poema del corte de 'Ifigenia cruel' es excepcional en las letras mexicanas por su cercanía con los modelos de la literatura dramática griega; en él hay un lenguaje arcaizante conscientemente buscadoy bien logrado donde Reyes retrabaja los mitos que dieron origen a las tragedias helénicas. Su obra trasciende el tiempo, no se cae de las manos, es posible volver a ella una y otra vez y descubrirque, quizá por su serenidad clásica, no pierde vigencia”.
Ifigenia
que ha perdido la memoria de su vida anterior:

Ay de mí, que nazco sin madre
y ando recelosa de mí,
acechando el ruido de misplantas
por si adivino adónde voy.

Otros, como senda animada,
camina de la madre hasta el hijo,
y yo no ?suspensa del aire?,
grito que nadie lanzó.

Porque un día, al despegar los párpados,me eché a llorar, sintiendo que vivía;
y comenzó este miedo largo,
este alentar de un animal ajeno
entre un bosque, un templo y el mar.

Yo estaba por los pies de la Diosa,
a quien era fuerzaadorar
con adoración que sube sola
como una respiración.

—Y pusiste en mi garganta un temblor,
hinchiendo mis orejas con mis propios clamores;
me llenabas toda poco a poco
—jarro ebrio del...
tracking img