Mi biografia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (637 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La academia del deber.
Generalmente en todos los actos sociales como éste, se designa a una persona para que diga un discurso. Esa persona siempre busca el tema mas apropiado y lo desarrolla antelos presentes. He podido escoger para hoy el noble tema de la amistad.
Analizad cada uno de los sentimientos, considerad uno por uno los motivos por los cuales sentís una preferencia incomparada por lapersona en quien tenéis depositado todas vuestras intimidades y entonces podrás saber la razón de este acto.
Como comencé a escribir.
Primero que todo, perdónenme que hable sentado, pero la verdades que si me levanto corro el riesgo de caerme de miedo. De veras. Yo siempre creí que los cinco minutos más terribles de mi vida me tocaría pasarlos en un avión y delante de veinte a treintapersonas, no delante de doscientos amigos como ahora.
Comencé a ser escritor de la misma forma que me subí a este estrado: a la fuerza.
Confieso que hice todo lo posible por no asistir a esta asamblea:traté de enfermarme, busqué que me diera una pulmonía, fui a donde el peluquero con la esperanza de que me degollara y, por último, se me ocurrió la idea de venir sin saco y sin corbata para que no mepermitieran la entrar a una reunión tan formal como esta, pero olvidaba que estaba en Venezuela, en donde todas partes se puede ir en camisa.
A mí nunca se me había ocurrido que pudiera ser escritorpero, en mis tiempos de estudiante, Eduardo Zalamea Borda, director del suplemento literario, publico una nota donde decía que las nuevas generaciones de escritores no ofrecían nada, que no se veía porninguna parte un nuevo cuentista ni novelista.
A mi me salió entonces un sentimiento de solidaridad con mis compañeros y resolví escribir un cuento, nomas para taparle la boca a Eduardo Zalamea Borda,que después llegó a ser mi gran amigo.
Me senté y escribí el cuento, lo mande a El espectador.
El segundo susto lo obtuve el siguiente domingo cuando abrí el periódico y a toda página estaba mi...
tracking img