Mi salud

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1078 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Por qué tengo que interesarme por mi salud?
Marca las metas que te gustaría alcanzar.
◯ Perder peso
◯ Mejorar la piel de la cara
◯ Tener más energía
◯ Estar más atento y despierto
◯ Estar más relajado
◯ Controlar el genio
◯ Tener más confianza en mí mismo
HAY algunas cosas en la vida que tú, como joven, no puedes escoger. Entre ellas están tus padres, tus hermanos y el lugar donde vives.En cambio, tu salud es algo muy diferente. Si bien es cierto que los factores hereditarios pueden determinar tu estado físico, el estilo de vida que escojas también repercute en tu salud.
Tal vez pienses que eres demasiado joven para preocuparte por tu salud, pero fíjate en la lista de metas que ves arriba. ¿Cuántas marcaste? ¿Sabías que la buena salud es primordial para alcanzar cada una deellas?
“Yo no podría vivir comiendo siempre alimentos integrales, bajos en grasa y sin azúcar”, dice Amber, de 17 años. Si tú opinas lo mismo, no te preocupes, no tienes que convertirte en un fanático de la salud y dejar por completo lo dulce o ponerte a correr distancias muy largas todas las semanas. Puede que con solo unos cambios sencillos ya empieces a verte mejor, sentirte de maravilla y rendiral máximo. Algunos jóvenes lo han logrado, ¿quieres saber cómo?
Come bien, y te verás mejor
La Biblia recomienda moderación en los hábitos. Proverbios 23:20 incluso especifica: “No te juntes [...] con los que comen demasiado” (Versión Popular). Debe reconocerse, no obstante, que no siempre es fácil obedecer ese consejo.
● “Yo siempre tengo hambre, tal como muchos de mi edad. Mis padres dicenque soy un barril sin fondo.” (Andrés, de 15 años.)
● “Como no veo el daño que me están haciendo ciertos alimentos, no me parecen tan perjudiciales.” (Daniela, de 19 años.)
¿Necesitas controlarte más con la comida? Veamos lo que les ha funcionado a otros jóvenes como tú.
Escucha a tu estómago. “Antes acostumbraba a contar las calorías —dice Julia, de 19 años—, pero ahora lo que hago es dejar decomer cuando me siento satisfecha.”
Evita lo que no sea sano. Peter, de 21 años, comenta: “Dejé las bebidas gaseosas y logré perder 5 kilos [10 libras] en tan solo un mes”.
Corrige los malos hábitos alimentarios. “Procuro no repetir de nada”, dice Elena, de 19 años.
La clave del éxito: No te saltes ninguna comida. Si lo haces, después tendrás tanta hambre que probablemente comerás demasiado.Haz más ejercicio, y te sentirás de maravilla
La Biblia dice que “el entrenamiento corporal es provechoso” (1 Timoteo 4:8). Sin embargo, a muchos jóvenes no les atrae demasiado el ejercicio.
● “En la escuela media superior tenía un montón de compañeros que no aprobaban la asignatura de gimnasia. Y eso que, descontando el almuerzo, era lo más fácil.” (Richard, de 21 años.)
● “Algunos piensan queno merece la pena salir a correr bajo el ardiente sol hasta quedar agotado y empapado de sudor, cuando un personaje lo puede hacer por ti en un videojuego.” (Ruth, de 22 años.)
¿Te cansas de solo oír la palabra ejercicio? En tal caso, fíjate en estos tres beneficios que aporta el ejercicio regular.
1. Estimula el sistema inmunológico. “Mi padre siempre me decía: ‘Si no quieres buscar tiempo parahacer ejercicio, ya puedes empezar a buscar tiempo para estar enferma’”, cuenta Raquel, de 19 años.
2. Hace que el cerebro libere sustancias químicas calmantes. Emily, de 16 años, comenta: “Cuando tengo muchas cosas en la cabeza, correr me despeja. Además, me revitaliza físicamente y me relaja mucho emocionalmente”.
3. Proporciona diversión. “Dado que me encanta estar al aire libre —dice Ruth—,practico ejercicios como el excursionismo, la natación, el surf de nieve y el ciclismo.”
La clave del éxito: Dedica por lo menos veinte minutos tres veces por semana a una actividad física vigorosa que te guste.
Duerme lo suficiente, y rendirás al máximo
La Biblia dice: “Mejor es un puñado de descanso que un puñado doble de duro trabajo y esforzarse tras el viento” (Eclesiastés 4:6). Si no...
tracking img