Mi vida con la ola

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2126 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Octavio Paz
Escritor y poeta mexicano.
Nació en Mixcoac el 31 de marzo de 1914.
Es uno de los grandes poetas de lengua castellana.
Escritor prolífico entre su obra se cuentan textos poéticos, ensayos, traducciones.
Además ha participado continuamente en la promoción de la cultura como fundador de revistas literarias (Taller) o editor en Plural y Vuelta .También ha sido catedrático,conferencista, diplomático, periodista.
Personalidad polémica, Paz da la espalda a las maneras tradicionales de escribir poemas. Su obra poética, que se inicia hacia 1931 en revistas como Barandal y Cuadernos de México, busca liberar a la palabra de "reglas o propósitos utilitarios" y pretende regresarle su naturaleza mágica empleando exclusivamente el sentido del pensamiento y la musicalidaddel idioma.
En sus ensayos, de temática diversa, destacan sus estudios antropológicos sobre el mexicano y su teroría literaria. El amor, el erotismo, la imagen poética, lo sagrado y la conciencia del ser son las experiencias fundamentales a través de las cuales se nos entrega Octavio Paz en su obra.
En 1990 es distinguido con el Premio Nobel de Literatura el cual lo convierte en uno delos pocos escritores en lengua española que lo han obtenido y en el primer mexicano a quien se le otorga. Casi todos sus libros han sido traducidos a varios idiomas. Entre los más conocidos figuran:
"Luna silvestre", "Las peras del olmo", "Piedra de sol", "El laberinto de la soledad",
"Libertad bajo palabra", y "Las trampas de la fe".

  Mi vida con la olaCuando deje aquel mar, una ola se adelanto entre todas. Era esbelta y ligera. A pesar de los gritos de las otras, que la detenian por el vestido flotante, se colgo de mi brazo y se fue conmigo saltando. No quise decirle nada, porque me daba pena avergonzarla ante sus compañeras. Además, las miradas colericas delas mayores me paralizaron.
Cuando llegamos al pueblo, le expliqué que no podía ser, que la vida en la ciudad no era lo que ella pensaba en su ingenuidad de ola que nunca ha salido del mar.Me miro seria: "Su decisión estaba tomada. No podia volver." Intente dulzura, dureza, ironía. Ellalloro, grito, acaricio, amenazo. Tuve que pedirle perdón. Al día siguiente empezaron mis penas. Cómo subir al tren sin que nos vieran el conductor, los pasajeros, la policia? Es cierto que los reglamentos no dicen nada respecto altransporte de olas en los ferrocarriles, pero esa misma reserva era un indicio de la severidad con que se juzgaría nuestro acto. Tras de mucho cavilar me presente en la estación una hora antes de la salida,ocupé mi asiento y, cuando nadie me veía, vacié el depósito de agua para los pasajeros; luego, cuidadosamente, vertí en él a mi amiga.
El primer incidente surgió cuando los niños de un matrimonio vecino declararon su ruidosa sed. Les salí al paso y les prometí refrescos y limonadas. Estaban a punto de aceptar cuando se acerco otra sedienta.Quise invitarla también, pero la mirada de su acompañante me detuvo. La señora tomo un vasito de papel, se acerco al depósito y abrio la llave . Apenas estaba a medio llenar el vaso cuando me interpuse de un salto entre ella y mi amiga. La señora me miro con asombro....
tracking img