Microeconomia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6247 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“La violencia, el orden social y el control social penal”1
Juan S.Pegoraro
Instituto Gino Germani Facultad de Ciencias Sociales - UBA Publicado en Revista Brasileira de Ciencias Criminais No. 45. Outubro-dezembro de 2003.

E

n este trabajo voy a presentar algunas ideas, desde la teoría sociológica, de cómo se construye el control social, en especial el

poder de castigar , es decir elpresupuesto del sistema penal. En esta dirección advierto la importancia que tienen ideas como sociedad-moralsoberanía-defensa social-desviación, ideas de las que se deriva el proceso de naturalización del poder de castigar. El orden social como propuesta con capacidad pacificadora de las relaciones sociales siempre estuvo y estará ligado a las relaciones de fuerza existente en una sociedad y a laamenaza o el ejercicio de la violencia para hacer cumplir las leyes que emergen del propio orden social. Por ello el derecho y la paz como aspiración del orden social y el orden social mismo tiene que ser despojado de toda ontología y de toda metafísica (Resta,

1995) para situarlo en la “artificialidad” de su construcción social (Pavarini, 1995) y en el resultado de un complejo proceso derelaciones de fuerzas enfrentadas. Por lo tanto el derecho y la paz, como aspiración o componentes de tal orden conviven en situación inestable con las violaciones al derecho y con la violencia para imponerlo. Resulta así que el asombro ante la violencia es simplemente una cuestión amnésica del proceso histórico y por ello, como dice Eligio Resta hay que asombrarse del

1

Presentado en 1° FórumLatino-Americano de Política Criminal: As Várias Faces do Crime.14-17 de maio de 2002. Ribeirao Preto-Sao Paulo- Brasil Se trata de una versión modificada de Control Social Penal: la Ley y el Orden que se publicara en la revista de la Universidad de Buenos Aires, Encrucijadas en setiembre del 2001.

asombro que produce tal asombro(Resta, 1995). Entre la violencia considerada legítima (la violenciaestatal?) y la violencia considerada ilegítima (la violencia privada ?) media el arduo proceso de construcción de un orden social _siempre inestable_ en el que los individuos, los grupos humanos, las clases sociales reconozcan tal orden como la Ley. Por tanto la violencia expresada en el delito “común”2 ha sido y es considerado como un problema para el orden social. Subyace en sus referencias laoscura sospecha que las conductas delictivas expresan un desacuerdo con los límites “contractuales” que la vida social impone a sus asociados, y que tales conductas pueden ser o son algo mas que el producto de una irracionalidad o de una pasión incontenible o un instinto o perversión o anormalidad. Esa “oscura sospecha” se alimenta de la percepción que los delitos de “necesidad” o “subsistencia”se nutren también de necesidades simbólicas o inmateriales lo que complejiza fuertemente la explicación de este fenómeno social ya que como advirtiera Hobbes hay hombres que violan las leyes por debilidad pero hay otros hombres que desprecian las leyes3. Así, el delito ha sido considerado como un problema y como tal, parte de la historia real y de la reflexión directa o indirecta de quién se hacomprometido con las formas de gobernar y de preservar o mejorar la vida social. En tal sentido el orden social y la herramienta penal para preservarlo frente a la violencia que implica un delito ha sido abordado desde diferentes lugares (los dioses, la moral, la religión, la soberanía del Estado, el progreso, la revolución) pero siempre desde la necesidad del mantenimiento del orden social y de losobjetivos que se propone.
2

Me refiero con “delito común” al generalmente violento que se ejerce sobre las personas o las propiedades, como por ej.el robo, el asalto, el secuestro extorsivo, la violación, que se diferencian de aquellos que se denominan delitos de cuello blanco en la tradición sociológica. Al respecto, el clásico de Edwin H.Sutherland, El Delito de Cuello Blanco, publicado...
tracking img