Mientras que dios observaba su obra vio que algo andaba mal, ¡nadie quería crecer!. cada vez que los humanos tenían que superar obstáculos renunciaban al juego, recordaban su origen y decían: "no quiero enfrentar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1840 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Mientras que Dios observaba su obra vio que algo andaba mal, ¡nadie quería crecer!. Cada vez que los humanos tenían que superar obstáculos renunciaban al juego, recordaban su origen y decían: "no quiero enfrentar tiempos difíciles, yo soy parte de Dios, mejor me regreso".
El Todopoderoso se preocupó mucho y convocó a una reunión urgente con todos los seres celestiales para esconder el secretode la felicidad porque si lo encontraban tan fácilmente no querrían participar del juego de la vida.

Un querubín levantó su mano diciendo: pongámoslo en la montana más alta. Dios respondió: los seres humanos encontrarán la manera de escalar hasta la punta más remota de todas las cumbres. Entonces, un arcángel opinó: escondámoslo en lo más profundo del mar. Dios pensó: los hombres desarrollaranequipos de buceo sofisticados para llegar hasta allá.

En ese momento un espíritu celestial exclamó: ubiquémoslo detrás de la Luna. Pero Dios advirtió: ellos serán capaces de inventar tecnologías para viajar al espacio y visitar otros planetas.

Un silencio profundo invadió la sala y fue cuando un hermoso ángel femenino con alas muy brillantes dijo: "yo sé de un lugar perfecto". Diospreguntó: "¿Cuál es ese sitio?", y ella respondió con picardía: "en lo más profundo de sus corazones, nunca se tomarán la molestia de buscarlo ahí".

Dice la leyenda que desde entonces la humanidad ha escudriñado la felicidad en el mundo exterior, por medio de una relación amorosa, el trabajo perfecto, una cirugía estética, el dinero, la fama o el poder, olvidando que se encuentra en nuestro interior.Esta fábula me acuerda las palabras de la escritora Agnes Repplier: "No es fácil encontrar la felicidad dentro de uno, pero es imposible encontrarla en otro lado".

Tu puedes estar en el lugar más bello del planeta pero si estas irritada y preocupada estarás infeliz. Por el contrario, puedes encontrarte en el sitio más desagradable del mundo pero si estas de buen humor te sentirás dichosa. Loque decide tu felicidad es tu estado de ánimo interior. La forma en la que piensas y reaccionas ante cada situación determinará el regocijo de tu corazón.



El joven Piktor ha entrado en el Paraíso y se encuentra frente a un árbol que es a la vez hombre y mujer. Con veneración lo mira y le pregunta: “¿Eres tú acaso el Árbol de la Vida?” Pero cuando, en lugar del árbol, le responde laSerpiente, Piktor se vuelve para continuar su camino. Contempla todo con atención y todo le encanta en el Paraíso. Claramente presiente que se halla en el origen, en la fuente de la vida. Ve otro árbol, que es ahora al mismo tiempo Sol y Luna. Y Piktor le pregunta: “¿Eres acaso tú el Árbol de la Vida?” El Sol lo confirmó riendo; la Luna, con una sonrisa.
Flores maravillosas le contemplaron, flores devariados colores, flores que tenían ojos y caras. Algunas reían ampliamente, otras casquivanas; algunas ni se movían ni reían, permanecían mudas, ebrias, hundidas en sí mismas, envueltas en su propio perfume, como sofocadas. Una flor le cantó la canción de las lilas; otra, una canción de cuna azul oscura. Una flor tenía los ojos como un zafiro duro; otra le recordó su primer amor; otra, el color deljardín de su niñez, la voz de su madre y su perfume. Esta se rió, aquélla le sacó la lengua, una lengüita curva, rosada, que se le aproximó. Piktor extendió la suya para tocarla. Le encontró un sabor agrio y salvaje, a racimo y a miel y también como al beso de una mujer.
Aquí, entre todas estas flores, Piktor se sintió henchido de nostalgia y temeroso. Su corazón latió fuerte, como una campana,quemándose, tendiendo hacia algo desconocido.
Piktor vio ahora un pájaro reclinado en el pasto, refulgiendo de tal suerte que parecía poseer todos los colores.
Y Piktor le preguntó: - ¡Oh pájaro! ¿Dónde se encuentra la felicidad?- ¿La felicidad? Se encuentra en todas partes: en la montaña y en el valle, en la flor y en el cristal. El pájaro sacudió alegre sus plumas, movió el cuello, agitó la...
tracking img