Miep gies rescatò para la historia el diario de ana frank

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (849 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Miep Gies salvó de la desaparición al Diario de Ana Frank, en el cual la adolescente contó los dos años que pasó con su familia en un escondrijo en Amsterdam. Este libro, publicado por primera vez en1947 en holandés, fue traducido a 70 idiomas.Gies, ex secretaria de la empresa del padre de Ana Frank siguió trabajando hasta el final por la memoria de la adolescente judía y para difundir elmensaje de su historia. Yo le respondí por supuesto", escribió Miep Gies en su libro "Ella se llamaba Ana Frank", publicado en 1987.En junio de 1942, la familia Frank se instaló en un esconditeacondicionado en la parte trasera del local de su empresa y otros cuatro judíos se les unieron más tarde. Durante dos años, Miep Gies y tres de sus colegas les permitieron sobrevivir. Luego hacía las compras yregresaba para almorzar con la familia Frank. El 4 de agosto de 1944, la familia Frank fue denunciada, arrestada por la Gestapo y deportada. Miep Gies tuvo tiempo para salvar el diario de Ana Frank yesconderlo, diario que termino convirtièndose en un testimonio de los sufrimientos de las víctimas del nazismo.Sólo Otto Frank sobrevivió a los campos de concentración. Su hija Ana murió de tifus enBergen-Belsen. El padre regresó a Amsterdam el 3 de junio de 1945 y se instaló con Miep Gies y su marido, con los cuales vivió varios años.«El diario de Anna Frank» sería una de tantas páginas perdidasde la historia si no hubiera sido por Miep Gies, la secretaria que no sólo ayudó a esconder y alargar la vida de los Frank sino que, tras ser aprehendidos éstos por los nazis, acudió luego a recogerlos papeles abandonados que hoy se conocen como una de las historias más publicadas y conmovedoras de la II Guerra Mundial Tenía cien años y fue amiga y confidente de Otto Frank, el padre de Ana. A losonce años llegó a Holanda huyendo del hambre que la primera guerra mundial dejó en su Viena natal. Era católica y se llamaba Hermine Santrouschitz, pero la familia holandesa que la acogió la apodó...
tracking img