Mineros

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4386 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cómo fueron los 17 días de los mineros sin contacto con el resto del mundo

Tras un fuerte estruendo, pasaron varias horas en medio de una nube de polvo. Intentaron escapar por un ducto de ventilación. Se ordenaron bajo el mando de Luis Urzúa para dormir sobre cartones húmedos, "ducharse" bajo una filtración de agua y comer cada 48 horas dos cucharadas de jurel y medio vaso de leche. YonnyBarrios se encargó de velar por la salud del resto. José Henríquez, de las plegarias. Mario Sepúlveda, de los chistes. Y cuando arriba ya se perdían las esperanzas, ellos percibían cada vez más cerca el ruido de las sondas y comenzaban a soñar con un rescate.  

Jueves 5: Un día normal
Suena el celular. Pero no es una llamada. Es el despertador de Mario Gómez. Él lo escucha todos los días a lasseis de la mañana. Así que, semidormido, le pide a Lilianet Ramírez, su mujer, que prenda la luz. Ella la enciende. Pero todavía sintiendo la tibieza de la cama al despertar le pide a su marido que no vaya a trabajar. Que mejor cambie el turno y dediquen el día para iniciar los trámites de su jubilación, que ya han postergado demasiado. Mario Gómez es minero desde hace más de 30 años, tiene 4 hijas,y ni siquiera el accidente con explosivos que tuvo en un pique y que le quitó tres dedos de una mano le ha hecho dejar su oficio. Esta vez, al ver la cara de su mujer, duda si ir a trabajar o no. Pero después de unos minutos se levanta y parte.
Angélica Ancalepi está contenta. Le tiene una sorpresa a su esposo, Osman Araya. Hoy ella se levantó temprano, hizo arroz y frió una hamburguesa para queél tuviera una comida que le gustara en el largo turno de la mina. Osman, de 30 años, lleva sólo cuatro meses en la San José, porque antes era colectivero en el pueblo de Lautaro. A él no le gusta este trabajo, pero lo aceptó por necesidad.
Todavía no son las 8 de la mañana. En la plazoleta Juan Pablo II, de Copiapó, pasa el bus que lleva al yacimiento. Así que Claudio Yáñez, de 33 años, da unfuerte silbido para alcanzarlo. Dejó en casa a su mujer, Cristina. Y a sus dos hijas, Arlenne, de 8 años, y Madeleine, de nueve meses. Claudio y Cristina llevan diez años juntos y hace tiempo que quieren casarse por la Iglesia. Antes de partir, ella siempre le dice: "Negro, ten cuidado en esa mina". "Tranquila, negra, si yo sé dónde hay que pisar", le responde él. El bus se detiene y Claudio loalcanza a tomar. Y sonríe al saludar a sus compañeros.
Después de recorrer 50 minutos sobre un camino de tierra rodeado de áridos cerros, decenas de mineros llegan a la faena. El turno va a comenzar. Así es que hay que marcar tarjeta a las 9 de la mañana. En la entrada, junto a la barrera de fierro, una garita contiene un tablero con decenas de nombres escritos a lápiz pasta.
Estruendo y nube depolvo
Al fin viene la hora de la colación. Es un momento de relajo. Son las 13:30 del jueves 5 de agosto y las labores se han interrumpido en la mina San José. Las perforadoras han dejado de perforar. Las camionetas 4x4 que están en las rampas se detienen. Así que se alcanzan a escuchar las voces de los mineros caminando con sus almuerzos en la mano. O "choca", como le dicen ellos. Un grupo esperaque un vehículo los movilice hacia la superficie.
Es un jueves con polvo y roca de día normal hasta que a las 13:40 horas un estruendo hace sentir un fuerte remezón. Están a 700 metros de profundidad y sienten como si todo el cerro se viniera encima. Se tambalean con el movimiento sobre sus zapatos de seguridad. Toda la galería de roca se llena de polvo. Se corta la energía. Hay total oscuridad.Los mineros desorientados intentan encender las linternas de sus cascos. Cinco horas permanece esa nebulosa en la que incluso cuesta caminar.
Empieza a atardecer en Copiapó y se sabe de la noticia. Hubo un derrumbe en la mina San José. La intendenta de Atacama dice que la información preliminar indica que no hay heridos. Pero por la noche ya se habla de 25 mineros desaparecidos. Luego 34. No hay...
tracking img