Ministeio presbiteral

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 26 (6314 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 19 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Preparación para el servicio presbiteral
por Joseph Ratzinger

La idea general de reforma del Concilio Vaticano II incluía un proyecto de formación renovada para el servicio presbiteral. Pero los últimos años 60, cuando debía llevarse el programa a la práctica, estuvieron marcados en todo el mundo occidental por la crisis progresiva de sus fundamentos espirituales. La renovaciónentrañaba, en la mente del Concilio, la continuidad y la transformación en igual medida; pero el cambio aparecía como una esperanza en el clima revolucionario de aquellos años; todo lo tradicional era considerado como un lastre, traba y amenaza que era preciso eliminar de una vez. Así, la hora de la renovación se convirtió por lo pronto en crisis. La pregunta era entonces si el seminario tenía aún sentido;y su objetivo de formación, el sacerdocio, era a juicio de muchos una mala lectura del Nuevo Testamento, una recaída en lo antiguo y lo anacrónico que había que superar. Entretanto han asomado las primeras inquietudes; se constata de nuevo que el ser humano sólo puede vivir hacia adelante y avanzar si está dentro de una estructura: el crecimiento sólo puede madurar si el ser humano no ha perdidola memoria. La memoria histórica, que es tema y objetivo de los jubileos, no se debe arrumbar como una nostalgia romántica: es fecunda cuando da lugar a la reflexión sobre lo permanente y a la búsqueda del camino para avanzar.

1. La construcción de la casa espiritual: integración en la familia de Dios

Cuando fui nombrado el año 1977 arzobispo de München y Freising, me vi inmerso en lasituación de crisis y de efervescencia general. El número de candidatos al sacerdocio en la archidiócesis era pequeño; se alojaban en el Gregorianum, que el duque Georg el Rico había fundado el año 1494 como seminario regional de Baviera junto a la universidad de Ingolstadt, trasladada más tarde a München. Tuve claro desde el principio que mi deber primordial era dotar de nuevo a la diócesis de unseminario sacerdotal propio, aunque muchos dudaban de que tal empresa tuviera sentido en la nueva Iglesia. Poco antes de abandonar de nuevo mi diócesis patria, en la fiesta de su patrón san Corbiniano –el 20 de noviembre de 1981- tuve la alegría de poner la primera piedra, un día de lluvia torrencial, para el edificio que ya se alza majestuoso, y hacer así irreversible un comienzo que debíacontinuar.
Cuando cavilaba sobre la frase a grabar en la piedra, me vinieron a la memoria los maravillosos versículos de la primera Carta de Pedro, que aplica el título de “Israel” al pueblo de los bautizados: “También vosotros, cual piedras vivas, entrad en la construcción de un edificio espiritual, para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales, aceptos a Dios por mediación deJesucristo” (2,5). Probablemente estos versículos forman parte de una catequesis bautismal en la era neotestamentaria. Aplican la teología de la alianza y la elección, que en el antiguo testamento interpretó el acontecimiento del Sinaí, a la nueva comunidad de Jesucristo. En este sentido, el texto expone simplemente lo que significa ser un bautizado y cómo la Iglesia crece en este mundo como casaviva de Dios. Pero ¿qué puede ocurrir más elevado y mejor en un seminario sacerdotal que el fenómeno de unos jóvenes que se suman al ideal del bautismo y del discipulado, y se convierten en Iglesia viva? Me pareció que esa exhortación de san Pedro a los bautizados decía todo lo esencial en lo que respecta a un seminario sacerdotal y podía considerarse como una sentencia programática, comocimiento de la casa.
¿Para qué existe un seminario sacerdotal? ¿Cómo debe ser hoy la formación sacerdotal? Encontramos en el texto bíblico, primero, la frase sobre la construcción de una casa espiritual compuesta de piedras vivas. “Casa” significa en sentido bíblico, no tanto el edificio de piedra como el linaje, la familia –un uso lingüístico que pervive entre nosotros cuando hablamos de casa de...
tracking img