Mitos y leyendas de huaraz

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (470 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 26 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
PROVINCIA DE RECUAY

La leyenda de Kerukocha ( Marcos Yauri Montero) Durante la colonia, el virrey envió a Recuay una campana de oro, cuyo sonido se oía a mucha distancia, envidiosos loshuaracinos, marcharon sobre Recuay para apoderarse de ella.

Los recuaínos se defendieron con bravura, en el fragor de la lucha, dos guerreros, uno huaracino y otro recuaíno, se trenzaron en singular combate,el recuaíno tenía la campana y la defendía con fiereza, en el colmo del furor los dos rodaron a un precipicio y en el vertiginoso trayecto, la campana se le escapó al guerrero y cayó en una pampadonde se hundió.

Al sepultarse formó un enorme hoyo de cuya profundidad brotó agua dando origen a la laguna de Kerukocha. A las 12 de la noche ésta campana repica fúnebremente, doliéndose por lamuerte de los guerreros.

Leyenda del Aluvión de Huaraz en 1, 941 (Marcos Yauri Montero)

Un campesino cuidaba su ganado a orillas de la laguna de Cujup, al amanecer de un día oyó ruidosensordecedores, como si se desprendieran gigantescas piedras desde grandes alturas, asustado, miro por todas partes y vio surgir de las aguas un hombre pequeño y musculoso, de cabellos rubios y piel rojiza, teniaen sus manso un reluciente y ancho machete. Este personaje se puso a danzar locamente alrededor de la laguna y de un rato en rato arrojaba al agua cantidades de piedras de descomunal tamaño: cerca dedos horas el enigmático personaje, estuvo realizando este rito, hasta que las aguas empezaron a enfurecerse, se encresparon y comenzaron a formarse olas espumantes; al final de su danza el mismomonstruo se sumergió en el lago y de inmediato reapareció montado en un gigantesco caballo negro de aliento en llamas, con a crines que parecían candela y cola refulgente. Empezó a galopar y tras el, sedesbordaban las aguas de la laguna, estremeciendo la tierra, barriendo todo lo que encontraba en su camino. El jinete, armado de un machete candente, presidia el salvaje huayco que regia fieramente,...
tracking img