Mitos y leyendas de santa cruz

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 6 (1275 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 4 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
MITOS Y LEYENDAS de Santa Cruz
El mojón con cara.

Hasta mediados del siglo XVLL, la calle Republiquetas era de las más apartadas y menos concurridas. Hacia la primera cuadra vivía por aquella época una moza, bonita, graciosa y llena de todos los atractivos. Su madre la mimaba y cuidaba reservándolaen mente para quien la mereciera por el lado de los bienes de fortuna, la buena posición y la edad sereno juicio.
Pero sucedió que la niña puso los ojos y luego el corazón en un mozo que, aparte de la buena estampa y los desenvueltos ademanes, nada mas tenia a la vista, cuando la celosa mama se dio cuenta de que el fulano rondaba a su joya viviente, redoblo la vigilancia sobre esta, a extremosde no dejarla salir un paso…. Pero el galán resulto tan enamorado como paciente y tan firme como tenaz en conseguir el logro de sus ansiedades amorosas. Desde la mañana hasta la noche, ahí estaba en la esquina, plantado a la espera de que la amada se asomase al corredor o siquiera a la puerta, para cambiar con ella alguna mirada.
Por aquellos tiempos del rey había en todas las esquinas reciostroncos de cuchi al raz de las aceras, para proteger las casas de los encontrones de un carretón o servir de señal para la linea de lo edificado. Se les daba corrientemente el nombre de mojones.
La mama de la chica oscilando entre el cielo y el recelo, despachaba su mal humor con esta frase ¡ya esta ahí ese mojón con cara¡ ¡ya esta ahí ese mojón con cara¡ Ignorando como su presunta suegra quequería burlarse de su constancia y firmeza, el enamorado en sus largas esperas, dio en la practica de distraerse con el mojón.
Con el trazao que llevaba al cinto, como todos los galanes de su tiempo y condición empezó a labrar el duro palo, con miras a darle en la parte superior la forma de una cabeza humana.
Una madrugada de esas advirtió la mama con el natural sobresalto que la niña habíadesaparecido de la casa. Creyendo hallarla en palique con el aborrecido corrió a la esquina. Pero la mimosa no estaba allí, ni en parte alguna de la ciudad. Paloma con ansias de volar, había alzado vuelo con el palomo, la noche anterior.
Pero quedaba en la esquina el mojón con cara que la paciente mano de galán había tallado en sus horas de amante espera.La Leyenda del Silvaco.

En la antigüedad se comentada con mucho énfasis, en el ambiente campechano, muchos cuentillos que estaban reñidos con la moral y las buenas costumbres. Anécdotas estas que eran temerarias y tétricas que convencían a cualquier incrédulo.
A lo largo de la serraníaconocida “loma de 25”, cercana de la ciudad de Montesclaros, vivían Don. Parcasio y Doña Saturnina, repentinamente el laborioso y trabajador esposo cayo en cama presa de una enfermedad desconocida, vanos fueron los esfuerzos para su recuperación, el enfermo viéndose grave y sin esperanzas de salvación, hizo venir a su amigo y compadre Ebaristo Quiñones y en el delirio de su muerte le suplica cuidecelosamente la hacienda y le ayude a su comadre en todos sus problemas que se le presenten, ya que podían abusar de ella. Ebaristo acongojado por lo irreparable acepto prometiendo firmemente cumplir su último deseo. Don Parcasio falleció, dona saturnina, aun joven quedo bajo la protección masculina de su compadre Ebaristo.
Una tarde de junio, cuando recrudecía el invierno el compadecidocompadre deseoso de cumplir el último deseo de su compadre Parcarsio, llego a la casa de la viuda, esta con su característica hospitalidad, le presta todas las atenciones que el caso requiere. Después de la cena, se trenzan en la charla de sus problemas, el tema centrar era la del finao, tan bueno que era etc. no obstante que hacia mas de un año de aquella fatalidad. Doña saturnina le sugiere se...
tracking img