Mitos y leyendas latinoamericanos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4106 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Republica Bolivariana de Venezuela
Ministerio del Poder Popular para la Educación y el deporte

Mitos y Leyendas Latinoamericanas

indice

La leyenda del hachador perdido………………………………………………..
El Reloj de Güigüe……………………………………………………………….
Leyenda de la Bola e' Fuego o Candileja……………………………………….
El Silbón…………………………………………………………………………..
Leyenda de Quirpa……………………………………………………………….
Mitos:Amalivaca y la creación del mundo……………………………………………..
El dueño de la luz………………………………………………………………………..
Las cinco águilas blancas……………………………………………………………….
La creación de la luna……………………………………………………………
TENTEN-VILU Y CAICAI-VILU…………………………………………………….

Leyendas
Leyenda de El Hachador Perdido
"Si por la noche se oye cabalgar algún lamento en San Casimiro se pinta la sombra de tu
recuerdo, si es quete encuentras penando en las montanas del tiempo, con gusto hachador perdido, yo te rezare tu Credo... Así comienza el "corrio" del Hachador Perdido, canto popular que nos habla de un ser alto, calvo, con ojos "como dos brasas que queman el alma", de dientes filosos, pecho cubierto de lana y manos planchadas como las de una rana. Que lleva siempre si hacha en mano para arremeter contra todo aquelque va a las montanas a cazar, no por hambre, sino por ambición... Cuentan que en vida era un leñador que quería hacer su propia urna, pero un Viernes Santos salió al monte a realizar su tarea, cuando Dios lo castigo... Fulminándolo, en el instante en que levantaba el hacha para asestarla en un tronco, convertido en un ánima en pena, su espectro vaga por los campos
y bosques donde eternamente hade ejercer su cometido... Oyéndose el lúgubre retumbar de secos y Prolongados golpes de hacha"...
El Reloj de Güigüe

En la Plaza Ávila de la población de Güigüe, perteneciente al municipio Carlos Arvelo en el Estado Carabobo se encuentra un antiguo reloj, genuino y auténtico monumento, como los relojes públicos de Caracas, traídos durante los gobiernos del General Antonio Guzmán Blanco yJoaquín Crespo.

Este reloj de Güigüe era utilizado para medir el tiempo a las personas que recogían café de la producción sureña de Copetón, Santa Efigenia, Altamira y las Palmas. Muchos lugares aseguran que este reloj fue testigo de las vivencias de Don Antonio Pimentel y el General Juan Vicente Gómez, durante sus estadía en la Hacienda el Trompillo, una de sus tantas propiedades; al morir elGeneral Gómez, el reloj fue trasladado a la plaza Ávila de Güigüe totalmente descompuesto, allí fue reparado y marcaba las horas parroquiales del pueblo; hay quienes dicen que la persona que lo reparó murió a los pocos días, luego un hombre de origen italiano de nombre Salvador Consoli, fue operario de dicho reloj y cuando abandonó este oficio y se marchó para su tierra natal, a los pocos días dejó deexistir, después un señor de nombre Andrés Mijares, a quien llamaban “Chipia” murió luego de reparar el reloj. El caso más reciente de los operarios del aparato fue el conocido maestro de esa localidad, Juan Lorenzo, quien se atrevió a poner a funcionar el reloj y al poco tiempo murió en Valencia.

Desde entonces se corrió la Leyenda en toda la región central de Venezuela, de que aquel que repare“El Reloj de Güigüe”, que prepare el testamento porque le quedan pocas horas de vida.

Leyenda de la Bola e' Fuego o Candileja

Cuentan los viejos llaneros que hace cientos de años existía en los llanos orientales una mujer muy hermosa con un cuerpo de palma real y una larga, negra y fina cabellera que pendía hasta sus caderas, un cutis piel canela y unos lindísimos ojos grandes azules.Esta codiciada mujer silvestre se casó con un hombre recio y faculto, conocedor de la sabana, que respondía al nombre de Esteban.

La existencia matrimonial fue relativamente corta. De esta unión alcanzaron a nacer dos hijos hombres, el primero llevó el nombre de Sigifrido y el segundo heredó el de su padre, Esteban.

Don Esteban, el amo de la casa, era un hombre parrandero, tomatrago y...
tracking img