Mitos y realidades sobre los niños heroes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (525 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los Niños Héroes: ¿Mito, leyenda o realidad?
Se dice que los niños héroes, “ni eran niños ni eran héroes”. Ésta es una verdad a medias. Indudablemente no eran niños: en septiembre de 1847, FranciscoMárquez y Vicente Suárez andaban por los 14 años de edad; Agustín Melgar y Fernando Montes de Oca tenían 18; Juan de la Barrera 19 y Juan Escutia 20.
Sin embargo, no queda lugar a dudas que sífueron héroes por varias razones –aunque el concepto en sí mismo es excesivo-: por haber tomado las armas para defender el territorio nacional; porque no tenían la obligación de permanecer en el Castillopor su condición de cadetes y decidieron quedarse voluntariamente; porque con escasas provisiones y pertrechos militares, resistieron el bombardeo de más de un día, bajo el fuego de la artilleríaenemiga que hacía cimbrar Chapultepec entero. Frente a estos hechos, la edad poco importaba.
El episodio de la muerte de Juan Escutia, lanzándose al vacío envuelto en la bandera mexicana, la heroicahazaña del pabellón nacional no sucedió en el Castillo sino días antes, el 8 de septiembre, en la sangrienta batalla de Molino del Rey y otro fue su protagonista. Miembro del batallón Mina, el capitánMargarito Zuazo fue de los últimos oficiales en sucumbir ante el furioso embate del enemigo. Él era muy hombre; le hirieron de muerte, y a chorros le corría la sangre… viéndose perdido, toma la bandera delbatallón Mina matando a los que se echaban sobre ella… la dobla y la acurruca en su seno…”. Con el pabellón en su poder, continuó luchando y tras sortear las balas de fusilería, la metralla de loscañones y las afiladas bayonetas, logró llegar al edificio principal de Molino del Rey. “Allí se quitó la chaqueta y la camisa y se enredó contra su cuerpo la bandera”. La amenazante cercanía de losnorteamericanos no lo amedrentó; cuando la batalla tocó la última llamada, el capitán regresó al combate. Las bayonetas invasoras no tuvieron misericordia de su cuerpo, atravesado una y otra vez,...
tracking img