Monolog del carpintero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (600 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
MONÓLOGO DE UN CARPINTERO
Daniel Nelson

¿Qué he hecho? ¿Qué he hecho? Lo aseguro, no he hecho algo de lo que tenga que avergonzarme. Hice mi trabajo, eso es todo. Lo hice como me lo pidieron, ylo hice bien.
Como mi padre, y como su padre antes de él, yo soy carpintero, un buen carpintero. Es una profesión honorable. He hecho tantas cosas, que la gente de este pueblo ya ni las nota.

Cosaspara que se sienten, se acuesten, para que coman. . . Incluso he hecho cosas en las cuales mueren. Como son tan cotidianas, ¡ya ni las toman en cuenta!

Tampoco yo debo pensar en ellas; una vez queentrego y cobro mi trabajo, ya no debo pensar más en él. ¿Debo preocuparme por qué se tiene que sentar alguien en el banco que yo he hecho? ¿Debo desvelarme pensando si el día de mañana será sana lacomida que depositarán sobre las mesas que hago? No, no puedo hacer esto.

Aunque realmente, me inquieté mucho el día que ese soldado romano me ordenó ese nuevo trabajo. Pero es que despreciaba másal criminal sentenciado a tal clase de muerte que a la tarea que me encargó. ¡Y el oro de los romanos es tan bueno como cualquier otro!

Y cuando vi mi obra levantarse en esas colinas… aunquerequirió mucho esfuerzo de mi parte, pude sofocar los sentimientos que empezaban a surgir en mí.

¿Por qué, entonces, es diferente esta vez?

No conocía a ninguno de los hombres que murieron en lascruces en el Gólgota ese día.

Sólo sabía que uno fue el maestro del cual tanto me habían hablado…

¿Quién soy yo para juzgar si los crímenes de estos hombres eran lo suficientemente perversos comopara merecer esa muerte tan tortuosa? Dejo ese trabajo a Roma. A mí sólo me corresponde encontrar un árbol fuerte del cual pueda obtener las vigas cruzadas que aguanten los cuerpos molidos a golpes.Deben ser vigas que soporten su peso en lo alto para que todos puedan ver la vergüenza de su pecado.

Dicen que el maestro también era carpintero. Era un hombre como yo. ¿Será por eso que mi alma no...
tracking img