Motin de la acordada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1843 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Motín de la Acordada
Artículo principal: Motín de la Acordada
Zavala refiere que penetró en la ciudad de México favorecido por algunos amigos en la noche del 29 de octubre y que todo el tiempo que permaneció en ella estuvo en contacto con multitud de personas enemigas del gobierno, sin que éste hubiese descubierto a sus guardias. Zavala logró permanecer oculto hasta el 30 de noviembre en queSantiago García, coronel del Batallón de Tres Villas y José María de la Cadena, coronel de un cuerpo de cívicos, al que se unió otro de artillería, marcharon sin dificultad a ocupar el edificio llamado de La Acordada, donde existía gran cantidad depositada de municiones, armas y artillería, suficientes para oponer una vigorosa resistencia.
El gobierno se encontraba descuidado, pues no tenía bajocustodia tantos pertrechos de guerra en ese local que fácilmente pudieron ocupar los sediciosos, siendo entonces cosa sencilla reprimirlos, porque apenas se verificaba el movimiento el conde de la Cadena entró en pugna con el coronel García, y es bien sabido que nada rebaja tanto a la fuerza armada como la discordia si se apodera de los jefes.
Manuel Gómez Pedraza, en su manifiesto publicado enOrleans, refiriéndose al hecho de que se trata, dice:
“En aquel momento era preciso obrar con la velocidad del rayo. Tal vez si hubieran marchado doscientos hombres al punto de reunión de los sediciosos, la revolución hubiera tomado otro sesgo; pero no se hizo así: la sorpresa ocupó los ánimos; de todas partes se pedían informes, y no se tomaba ninguna providencia. El palacio se llenó de toda clasede gentes; el gobierno, débil y sin prestigio, no era ya ni un simulacro de poder. Así fue que después de dos horas no se había dictado la más leve disposición. Los sediciosos, entre tanto, iban derecho a su fin, con tanta mayor facilidad, cuanto que no se les oponía el menor obstáculo. A las diez de la noche previene al coronel Ignacio Inclán que mandase a ocupar la Acordada por un capitán de suconfianza y cuarenta hombres de su batallón. Se hizo así; pero el coronel García, jefe de día, bajo tal envestidura, sorprendió sin dificultad aquel destacamento y se apoderó de un edificio fuerte, deposito de cañones y de un parque inmenso.”
Aturdido el gobierno, ya no tuvo serenidad ni energía para obrar con la entereza que el caso exigía. Entretanto, el brigadier José María Lobato se presentóen la Acordada y propuso a los disidentes tomar el mando en calidad de jefe de mayor graduación; pero el coronel Santiago García se opuso con una resistencia decidida recordando que Lobato, en su pronunciamiento de 1824 en la Rebelión del Plan de Hernández, en la que depuso las armas, abandonando a los mismos con quien se había comprometido.
Este incidente, aumentó la discordia que dio comoconsecuencia la falta de medidas y orden necesarias para resistir con éxito un ataque del gobierno, en el caso de que este pudiera allegar elementos suficientes para tomar la iniciativa en las hostilidades. Las cosas habrían marchado de mal en peor, si Lorenzo de Zavala, que dijo haber sido llamado por los rebeldes no se hubiese presentado en la Acordada a mediodía del 1 de diciembre, hora en que elcoronel José María de la Cadena se había retirado y presentado al gobierno; éste, que no parecía conocer el numero ni los peligros que le rodeaban y creyendo ser todavía tiempos de apagar una sedición con discursos, encomendó a José María Tornel y a Ramón Rayón el trabajo de disuadir a los facciosos en su intento y obligarlos a deponer las armas. Como era de esperar, éstos contestaron con unanegativa, y comprendiendo la falsa posición del gobierno, se prepararon a resistir teniendo la seguridad de un buen éxito.
Sin embargo, Zavala, ya a la cabeza del movimiento, comenzó a imprimirle una acertada dirección, comenzando a dispersar las disidencias existentes entre los jefes del movimiento, pues lo consideraban un hombre extraordinario, atribuyéndole un gran respeto. Zavala escribió en sus...
tracking img